Alternativa Verde | Compostar en la ciudad: ¡se largó la Semana del Compostaje!
7159
post-template-default,single,single-post,postid-7159,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Compostar en la ciudad: ¡se largó la Semana del Compostaje!

La primera nota sobre compost que en el futuro próximo iba a crecer exponencialmente la cantidad de personas y entidades que lo produjeran en pequeñas o grandes cantidades y que hasta se le dedicaría toda una semana al tema en Buenos Aires, no lo hubiera creído. Me hubiera parecido una fantasía lejana… Por suerte, me hubiera equivocado muuucho porque los hábitos sostenibles crecen a pasos agigantados en pueblos y ciudades y, como consecuencia de ello, cada vez hay más iniciativas eco. Como la de este sábado, cuando participé de la presentación de la Semana del Compostaje, porque amo mi tierra hago mi tierra organizada por la Agencia de Protección Ambiental. La Semana es una invitación a todos los vecinos de los barrios porteños a que se sumen a talleres para aprender a hacer compost en sus casas. Se están en diferentes plazas de la ciudad y son abiertas a todo el público. Las claves son re aprender que no todo lo que se desecha es basura, recuperar lo orgánico como la mejor tierra nutritiva y perder todos los prejuicios respecto a compostar. No, no genera malos olores ni atrae bichos, podés adaptarlo al espacio del que dispongas y no requiere mayores esfuerzos ni tiempo. Conclusión: ¡todos somos compostadores en potencia! ¡sólo hay que animarse! A su vez se presentó la Red de Compostaje, la idea ganadora del Concurso Tirá tus ideas a la basura, que es una manera de hackear el circuito de producción – consumo – basura al que nos tienen acostumbrados, como bien explicó Martín, uno de los ingenieros detrás de la web.

Si te sumás a la Red de Compostaje podés encontrarte con otros compostadores que vivan cerca, conocer a los emprendedores que están en la movida, conseguir tu compostera o enterarte cómo armar la propia e informarte y participar de eventos. La web está hecha pensando en articular y cuantificar todo el bien que representa recuperar lo orgánico y reducir así la basura que genera la Ciudad.

El sábado comenzó esta movida tan linda y tan necesaria en el Jardín Botánico donde hubo talleres, juegos y mucha alegría, ¡y todo en torno a crear tu propia tierra! Allí me enteré de varias cosas que me sorprendieron gratamente.

Por ejemplo, que en la Ciudad existen varios centros donde se compostan restos de poda, como el Parque 3 de febrero de Palermo y uno de los grandes propósitos en el mediano plazo es que cada parque gestione sus propios residuos de poda y los reaproveche, aunque todavía falta ajustar el desfasaje de tener la cantidad de compost que se genere con la cantidad que se necesite efectivamente para el lugar. Además existe un centro nuevo, la Planta de Orgánicos, donde se reciben los restos de alimentos que desechan algunos supermercados de la cadena CENCOSUD. Allí se utiliza una nueva tecnología que acelera el proceso de descomposición controlando cada factor artificialmente: el biodigestor (HotRot.) Éste recibe los restos de alimentos (previamente separados en origen de manera cuidadosa), les inyecta oxígeno y con un proceso de volteo automático y la medición de diferentes variables in situ (como temperatura y humedad) puede controlar el proceso de compostaje como así también acelerarlo, nos contó Anabela Petraroia, Sub-Gerencia de Desarrollo de Proyectos para Residuos Orgánicos y Voluminosos. Considerando que 40% de los residuos que se generan son orgánicos, encontrar una solución a través del compostaje ayudaría a reducir casi a la mitad el problema de la basura. Esto es una buena noticia, ¿verdad? También supe que, para saber cuándo el compost está maduro, se hace una prueba con semillas de rabanitos y, dependiendo de la cantidad de ellas que germinen, se determina si ya se tiene tierra fértil o hay que aguardar unas semanas más para usarlo.

Algo que también me gustó saber es que Ceamse cuenta con su planta de compostaje en el complejo Ambiental Norte III. Ellos sólo tratan restos verdes y de poda que se pasan por la máquina chipeadora -que se encarga de desagregarlos- y luego, tras un período de estacionamiento en silo bolsas, se lo tiene listo para usar. Ceamse usa parte de esta nueva tierra fértil para cubrir los rellenos sanitarios una vez que se cierran y el resto es donado y regalado para instituciones o particulares. Consulté si habían tenido problemas con los niveles de PH en su compost -algo que recordé me contaron que sí ocurre en el Vivero Municipal y es bastante común- y así me enteré que hubo todo un año de prueba y error para que el INTA aprobara el compost que generaban.

Sin dudas la parte más entretenida fue conocer todos los modelos de composteras súper geniales entre las que se puede elegir: de plástico cuadradas o tipo cuenco, de madera, de plásticos reciclado, pequeñas, medianas, grandes… las opciones son muchísimas y una más linda que la otra.

Mi queridísima Fábrica Orgánica, ¡mi compañera hace años!

Así que ya sabés, no sólo podés reciclar sino también compostar ¡aunque estés en medio de la ciudad! ¡Reducí tu basura al mínimo creando tu propia tierra!

Otras formas de compostar, acá.



Conocé nuestro Mercado de productos naturales.