Muebles de cartón reciclado para niños, desde Mendoza

Su propuesta es diseño aplicado a mobiliario y accesorios de cartón. Su objetivo, promover el desarrollo sustentable a partir de materia prima 100% reciclable para generar un impacto positivo en la sociedad. Cinthia estudia Diseño Industrial en la Universidad Nacional de Cuyo y César, Ingeniería Electrónica en la UTN, “somos novios y compartimos la pasión por emprender y la vida sustentable”, nos cuentan vía mail desde la tierra del sol y el vino.

Con las 3R como vectores, los chicos nos explican: “fabricamos mesas, banquitos y sillas para niños de 2 a 5 años reutilizando cartón corrugado que desechan las industrias o que se encuentra en desuso. De esta manera se gastan menos recursos y hay menos basura y transformamos algo que se iba a tirar para que vuelva a la sociedad como un producto nuevo de diseño. Lo novedoso de estos muebles es que son plegables, encastrables y desarmables, para transportarlos fácilmente o para que no ocupen lugar cuando no se usan“.

Por si todavía alguien duda sobre la durabilidad y capacidad del cartón hecho mueble, los diseñadores aclaran “son muy resistentes gracias al sistema de encastres con el que se construye. El aprovechamiento del corrugado del cartón y su forma de plegar favorece a que soporte un peso de más de 100 kg. Su otro beneficio es que, a la vez, es muy liviano”.

En el marco de un proceso que busca el menor impacto sobre la naturaleza, Aire pinta los muebles con pintura al agua (no tóxica). Además, este barniz tiene la particularidad de dar impermeabilidad al cartón y “permitir que los niños puedan dibujar o pintar sobre ellos y luego limpiarlos fácilmente”.

Lo que más me gusta de la línea de Aire no es sólo que toman el cartón, que es un material de desecho que se encuentra en abundancia, y exploran todo su potencial para armar nuevos objetos en base a su facilidad de plegarse y encastrarse de diversas maneras. Si bien me cae genial saber que trabajen con un recuperador urbano como proveedor de su materia prima lo que más me cautiva es que hayan pensado en los chicos como público de su proyecto.

Cinthia y César lo explican mejor que yo, las mesas y bancos “están pensados para que los chicos desplieguen toda su creatividad haciendo únicos sus muebles y aprendan mediante su uso ya que tienen formas geométricas simples y colores básicos fácilmente reconocibles. Otra ventaja de estos ecomuebles frente a los tradicionales es que, al estar hechos de varias piezas encastrables, permite combinar los colores de cada una o reemplazar sólo una si esta se rompe sin necesidad de adquirir un mueble completamente nuevo. Además es un producto que fomenta el reciclaje, el desarrollo sustentable y el cuidado del medio ambiente”.


¡Cuánto me alegra poder contarles de experiencias como la de Aire! La conciencia ecológica también puede empezar desde la compra de un mueble, ¿no les parece? Sumando oferta y alternativas también vamos creando más consumidores responsables. ¡Sigamos multiplicando!

Síganlos en Facebook haciendo click acá y en su tienda online