Eventos sustentables: ambientaciones hechas con pallets reutilizados

Vicky -trasmutada en nuestra corresponsal exclusiva desde el Viejo Continente-,  nos contó que junto al Club de Tenis donde pasa sus días cerca de los Pirineos, el Centro de Paracaidismo vecino fue el lugar donde se llevó a cabo este evento. Allí los deportistas intentaron vencer un récord de saltos en simultáneo y desplegaron toda esta muestra de diseño ecológico para albergar a los familiares y aficionados que debían aguardar en tierra a que se ejecutara la hazaña.

Al ser al aire libre y sin un salón que pudiera recibir a las decenas de visitantes, la mejor manera que encontraron fue utilizar los pallets como piso -mucho mejor que el original, todo de pedrugullo- y, también, como paredes para separar las diferentes áreas donde los invitados iban a pasar el rato. Las mesas eran rollos de cables y las sillas son la idea más llamativa de todas: hechas con neumáticos reutilizados, con césped -parece sintético, ¿no?- y patas de madera. ¡Muy originales!

Los huecos en los pallets, agregándoles una base, sirvieron como lindos maceteros que permitieron sumar verde a la decoración sin necesidad de utilizar nada extra.

Si bien no podemos asegurar que todas las maderas que se usaron en este evento en particular sean recuperadas, la idea bien sirve para inspirarnos y, cuando nos toque hacerlo a nosotros, sí trabajar con materiales 100% reutilizados. Seguramente, si conseguimos pallets ya usados, debamos limpiarlos y lijarlos un poco para que queden presentables.

Por supuesto, para que un evento sea sustentable también hay demás aspectos a tener en cuenta. La iluminación: si se puede aprovechar la luz del día mejor y, para cuando no es posible, si se puede suplir el uso de  la eléctrica por la solar ya es genial; se deben reducir los desechos y darles un apropiado tratamiento a los que, inevitablemente, generaremos.

Otras medidas son: no utilizar vajilla descartable, que el catering servido esté hecho con productos orgánicos y/o directos del productor, no requerir de  cosas que provengan de muy lejos (para evitar el gasto y polución del transporte), incentivar a que quienes asistan lo hagan en bicicleta -si están muy cerca- o compartiendo coche, etc. Inclusive que dentro del evento haya algún espacio donde se cree conciencia, hablando brevemente de ecología, por ejemplo. Si se debe enviar invitaciones, evitar el uso de papel mandándolas vía mail o bien eligiendo papeles FSC (que garantizan que provienen de plantaciones en regla y no de tala indiscriminada) o bien reciclados.

Son muchas las maneras de volver una fiesta más ecológica reduciendo el impacto sobre el medio ambiente y, que el mobiliario sea hecho con reutilización, ya es un gran paso. Si querés organizar un festejo y necesitás consejos sobre cómo hacerlo eco, siempre tenés a amigos como Goes Green que trabajan orientando en estos menesteres.

Se pueden ir adoptando de a pequeñas ideas hasta que cada fiesta sea cada vez más sustentable. Vos, ¿ya empezaste?

¡Gracias Vicky Kuhn por toda la  info y las fotos!