Compost: qué es y cómo prepararlo en casa

Compost: qué es y cómo prepararlo en casa
Compost: qué es y cómo prepararlo en casa

Tomar conciencia sobre el cuidado del planeta es (por suerte) un camino de ida: se empieza por cerrar una canilla, se sigue por tener plantitas aromáticas, se agrega una bolsa de tela a las compras y se continúa separando residuos en origen. Cuando te quisiste dar cuenta, ya no es suficiente.

Estoy empezando a creer seriamente que pensar en compost y comenzar a producirlo son la fase 2 de toda persona conciente del cuidado del planeta. Es que sabiendo que la cáscara de la fruta o la yerba del mate (entre tantas otras cosas) podrían volverse abono rico para la tierra, una las pone en el tacho de basura con mucha pena, casi sintiéndose culpable.

Hace mucho vengo pensando cómo hacer compost en el departamento donde vivo, así que este post es para ustedes y para mi. A ver si ponemos manos a la obra. Antes de empezar, definamos composta: es el abono natural formado de desechos orgánicos que se descomponen por vía aeróbica (es decir, mediante la acción del oxígeno y de bacterias presentes en la materia). Se puede hacer de dos formas: el tradicional y el que implica el uso de lombrices (lombricultura). Hoy veremos sólo el primero.

wysemandarine

El proceso de degradación que convierte los residuos en abono tarda entre cinco y seis meses. En un primer momento la materia se va descomponiendo para luego tomarse su tiempo en lograr una maduración adecuada.

Solylunafamilia

Lo primero que hay que hacer es conseguir un compostador. Si tenés un patio o balcón se pueden comprar o hacer a base de elementos reciclados (por ejemplo, de tachos de pintura acondicionados para tal fin) y si tenés un jardín podés armar el perímetro con pallets o maderas recuperadas. Aquí un muy buen tutorial de Ecoexperimentos. Importantísimo: el lugar que elijas para tenerlo debe ser de fácil acceso, a la sombra y evitando temperaturas muy frías o excesivamente calurosas.

Una vez que sabés dónde estará tu compostera, hay que empezar a organizar el material a compostar. Primero hay que armar una “cama” de 20 cm a base de ramas, paja, y demás elementos que faciliten la aireación y la entrada de microorganismos. Luego se agregan lo orgánico que, de ser posible, tiene que haber sido triturado o cortado con unas tijeras de podar o normales.

susana secretariat

Buscando generar el microclima ideal lo mejor es llenar al menos la mitad del compostador la primera vez.

Daryl Mitchel

¿Qué residuos pueden usarse?

En un compost pueden usarse: hojas frescas, césped cortado, malezas jóvenes (todos de rápida descomposición). Tardan más en descomponerse pero también pueden ponerse pedazos de fruta y verdura, te y café, paja y heno viejo, restos de plantas, flores viejas y plantas de macetas, hojas de otoño, ramas podadas, aserrín y virutas de madera no tratada, cáscaras de huevo y de frutos secos, lanas e hilos naturales, pelos y plumas, carozos de frutos (durazno, palta, aceitunas, etc.) El cartón, servilletas y envases de papel también pueden sumarse a la compostera.

¿Qué no usar? Carne y pescado, lácteos, productos que contengan levaduras o grasas.

Pretty Poo Eater

Esta infografía muestra qué usar en el compost y, aunque está en inglés, creo que con los dibujitos se explica sola:

A no olvidarse: la proporción entre material húmedo y material seco debe ser siempre 2/1. Esto se debe a que se debe mantener la humedad durante el proceso sabiendo que el aspecto tiene que ser material húmedo, pero nunca desprender líquido.

Diana House

A medida que pase el tiempo y vayas agregando nuevos componentes al compost, siempre mezclalo con el más antiguo, para que este facilite la descomposición del material más fresco. No te olvides: al introducir restos de comida, cubrilos con material antiguo y hojas, para evitar la proliferación de mosquitas que son muy molestas (te lo digo por experiencia).

El oxígeno es el actor principal de esta historia porque garantiza que los microorganismos puedan descomponer eficazmente la materia orgánica. Por eso, hay que revolver y voltear toda la pila de compost, para permitir la aireación y la correcta mezcla de materiales. Cuanto más a menudo se realicen estos volteos, más rápido avanzará el proceso.

Joi Ito

Como decíamos, la humedad es importante y hay que tener en cuenta que en los laterales siempre están más secos por el contacto con el aire y la parte central es la más húmeda. Hay que tomarse la costumbre de mezclar la pila para homogeneizar la proporción de humedad. Si todo el conjunto se ve muy seco, está bien aportar agua externa. Es conveniente mezclar el material de forma simultánea al riego, ya que de esta forma se logra humedecer de manera pareja.

El compost estará listo cuando lo que tengamos sea un material homogéneo, de un color oscuro y sin ningún parecido con el producto inicial. Entonces sí, se puede agregar a nuestra huerta y macetas, para nutrir la tierra que nos dará frutos naturales y de cosecha propia. Además de reducir de una manera drástica la basura que sacamos cada día. ¡Prueben y me cuentan!

Fuentes: Compostar, Reciclar, Tierra, Manual de Lombricultura