Navetierra, viviendas autosustentables y permacultura

La persona que imaginó todo esto y luego lo llevó a la práctica fue el arquitecto norteamericano Michael Reynolds, quien desde hace más de 40 años propone una forma de vivir radicalmente sustentable con sus earthships o navetierra. Su inspiración nació de la crítica a su profesión por la cantidad de desechos que genera y por su actitud totalmente negligente para con ellos. Por eso sus casas 100% sustentables son construidas a base de neumáticos, botellas, latas y demás objetos que son considerados basura.

La NaveTierra está en total integración con el medioambiente en donde interactúa, deja de ser una amenaza a su entorno al estilo que lo son los sistemas tradicionales de los que dependen las construcciones actuales. Además, estas viviendas están pensadas para adaptarse a cualquier clima del planeta.

En Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires, se está construyendo en base a los principios implementados por Reynols una casa totalmente autónoma utilizando basura y tierra. El proyecto se llama Navetierra MDQ.

La casa será autónoma ya que no dependerá de los servicios habituales con los que cuentan hoy en día las casas (electricidad, agua, gas natural ni cloacas.) El abastecimiento se dará recolectando agua de lluvia, mediante energía solar y eólica , biodigestores para generación de gas metano, filtrado, tratamiento y reutilización de aguas grises, baños secos y compostadores.

Todo un proyecto de permacultura en marcha a kilómetros de la Costa Atlántica. Incluye técnicas de construcción natural, ayudando a disminuir el impacto que producen la fabricación y transporte de materiales de construcción tradicionales.

Si proliferara la construcción de navestierras habría menos basurales, ya que la materia prima proviene de la reutilización de elementos desechados; además al utilizar energías renovables, ayudaría a reducir la polución ocasionada por la producción y distribución de energía eléctrica, o la concentración de aguas grises.

Pero lo más innovador de las earthships es que la temperatura interior se autorregula prescindiendo así de sistemas de calefacción. Esto se logra al recubrir la casa con tierra, permitiendo que los rayos solares que ingresan por el frente vidriado sean "acumulados" en las paredes durante el día e irradiado al interior durante la noche y los días nublados. Además al estar semienterradas, la temperatura natural de la tierra, que promedia unos 14° C, se trasmite a través de las paredes hacia el interior, generando un microclima que hace innecesaria la calefacción.

Como si todos estos beneficios fueran pocos, hay que sumarle que la cara de la vivienda que da al sol se convierte en un invernadero que permite cultivar vegetales durante todo el año, ya que permite condiciones de temperatura y humedad que favorecen su desarrollo en cualquier época. Aquí les dejo un video donde el propio Reynolds cuenta (en inglés) de qué se trata su proyecto y cómo tuvo que aceptar críticas y trabas para llevarlo a cabo. httpv://vimeo.com/14375691 ¿Conocés algún proyecto de navetierra? Contanos!