Alternativa Verde | Niños y naturaleza: cómo mejorar esta relación fundamental
6907
single,single-post,postid-6907,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Niños y naturaleza: cómo mejorar esta relación fundamental

No estar en la naturaleza, enferma La desconexión de nuestra sociedad con la naturaleza está afectando a los niños de hoy, afirma Richard Louv en su libro “El último chico en los bosques”. Sucede que nuestra cultura suburbana restringe el tiempo de juegos al aire libre y, sumado a una creciente hiper conexión, el tiempo que se transcurre sin recrearse en el “exterior” es cada vez mayor. Al mismo tiempo, la herencia agraria de los humanos aún está en cada uno de nosotros y no nos permite compatibilizar con este ambiente sobre estimulado. Si bien algunos chicos sí logran adaptarse, los que no lo hacen desarrollan lo que Louv llama Síndrome de Déficit de Naturaleza que incluye síntomas como problemas de atención, obesidad, ansiedad y depresión. Para abonar este concepto, sumo la opinión de Catherine L’Ecuye quien tiene la hipótesis de que “si un niño está rodeado de estímulos que no se ajustan a sus ritmos y a su orden interior, entonces pierde su asombro natural y pasa de aprender “desde dentro hacia fuera”, a esperar que lo entretengan “desde fuera hacia dentro”. Es por ello que la Academia Americana de Pediatría recomienda no dejar que tus hijos vean la pantalla si tienen entre 0 a 2 años. Su mente aún inmadura no lleva las riendas cuando están frente a un dispositivo digital sino que es la pantalla y sus aplicaciones con sus algoritmos quien lo hace. Recién después de los 2 años, la AAP recomienda no más de 2 horas al día, siempre que sean contenidos de calidad y bajo la supervisión de un adulto. La buena noticia es que la medicina a este embotamiento digital es accesible y gratuita. Se encuentra en todos los parques, bosques, arroyos y cualquier espacio verde. Cobra forma de tiempo de “terapia” y ayuda a mejorar la concentración, confianza y salud de tus hijos. En la misma línea, los maestros deberían tomar la posta y enseñar sobre naturaleza no en las aulas sino llevando a los alumnos en vivo y directo al sitio verde más cercano. Niños y Naturaleza. Foto: Diego Olivera ¡Animémonos a volver a explorar nuestro entorno y perderle el miedo! Si podemos, salgamos a paseos en la naturaleza, no sólo plazas sino parques y reservas urbanas son un buen plan y siempre hay grupos que enseñan a avistar pájaros y reconocer especies de árboles.

Jugar al aire libre es tan (o más) seguro que hacerlo en casa

Es tanta la costumbre de mantener a los niños puertas adentro que llevarlos a disfrutar del “afuera” se está tornando en un derecho a ratificar. Por ello, en Canadá un grupo de especialistas ha elaborado una Declaración de Posición a favor de los Juegos al Aire Libre. En un país donde los niños pasan un promedio de 8.6 horas sedentarias, este documento brega porque se entienda que pasar tiempo en la naturaleza es mucho más seguro de lo que se cree. Los chicos necesitan estar afuera, correr por ahí, trepar árboles, construir fuertes y tirarse de lomadas como si fueran toboganes. En Costanera. Foto: Diego Olivera Para los que temen que “los secuestren” deben saber que las posibilidades de que esto suceda son de 1 en 14 millones y que, al estar con amigos, ese número disminuye aún más. Lastimarse es algo plausible aunque el riesgo de heridas mayores es muy poco frecuente. Así que ¡dejemos las excusas y paseemos más! “Acceder a actividades al aire libre y en la naturaleza –con sus riesgos— es esencial para un desarrollo saludable de los niños. Recomendamos incrementar las oportunidades para que ellos armen juegos auto dirigidos a la intemperie tanto en el ámbito del hogar, la escuela y en la comunidad”, dice una parte de la Declaración. ¿Por qué implementar esta sana costumbre? Porque al permitir que jueguen en la naturaleza, sin que les estén los mayores todo el tiempo encima, se incentivan oportunidades de desarrollo y aprendizaje esenciales, que no podrían alcanzar si no tomaran riesgos por ellos mismos. conociendo a los dinos. Foto: Diego Olivera Vale aclarar que al contrario de lo que se suele pensar, tener a nuestros hijos puertas adentro todo el tiempo sí implica riesgos: Cuanto mayor tiempo se pasa frente a las pantallas, más son proclives a estar expuestos a predadores cibernéticos y violencia, y es más probable que elijan una alimentación poco saludable y hagan menos actividad física, lo que eleva las posibilidades de contraer enfermedades no hereditarias. Además, en los ambientes cerrados se queda expuesto a alérgenos, enfermedades infecciosas y condiciones crónicas (sin contar a químicos en muebles, alfombras y pintura.)

Los adultos, compañeros del descubrimiento

Catherine L’Ecuye, autora de “Educar en el asombro” tiene una aproximación más que interesante sobre cómo debemos los adultos acompañar a los niños a conocer su entorno. Según explica “el asombro no se genera, se respeta. Los niños nacen con ello, tan sólo es cuestión de no ahogarlo. Para ello, hay que respetar el ritmo de los niños, las etapas de la infancia, la sed de silencio, de misterio, de belleza”. ¿Cómo apuntalar este camino de aprendizaje en la naturaleza? L’Ecuye recuerda que Rachel Carson decía que los niños se asombran en compañía de una persona que sabe asombrarse con ellos. “En ese sentido, el vínculo de apego permite al educador acompañar al niño en su descubrimiento de la realidad. El cuidador se convierte en una “base de exploración” para el niño y también ayuda a calibrar la realidad, dando sentido a los aprendizajes”. Así es como propone: “¿Qué tal darles una hoja en blanco con lápices, dejarlos encontrar las formas que hacen las nubes, o dejarlos subirse a un árbol? Los estudios relacionan el juego desestructurado con una mejora de las funciones ejecutivas (memoria de trabajo, planificación, etc.), las cuales tienen un papel clave en el rendimiento escolar. Por el contrario, si lo hacemos todo para el niño, o si lo colocamos delante de una pantalla para entretenerlo, se convierte en un ente pasivo y depende de ello para motivarse”. pintando a gusto propio Nadie dice que no haya que mimar a los niños con un buen regalo cada tanto. Aunque estoy segura que siempre menos es más y apostar a las aventuras fuera del entorno archi urbano, aprendiendo a la par lo que la naturaleza ofrece, es sin dudas algo imborrable que mejora la calidad de vida.

Ideas al aire libre

Si tenés la suerte de contar con un patiecito o fondo, éstas son algunas ideas para crear espacios lúdicos donde los chicos disfruten y se entusiasmen por pasar tiempo al aire libre y aprender libremente: Tierra Aman la tierra y aman usar los sitios a su antojo por eso nada de cajas de arena o límites, sino mejor, por ejemplo, darles un lugar donde puedan cavar y hacer sus propios inventos sin temor a arruinar el jardín o las plantas. Aquí un ejemplo de juego que nos cuenta Diego Olivera con las hojas que se ven en la foto: “Se trata de la cosecha del día de hojas de mora (Morus spp.), el alimento exclusivo de uno de los invertebrados más famosos del planeta, el “gusano de la seda”, notable y original obsequio del gran Eduardo Haene. Ahora el niño debe cuidar una voraz población de cinco ejemplares. Y el padre debe salir a recolectar”. Padres e hijo, descubriendo el mundo natural aún en plena ciudad 😉 hojas de mora Agua Si bien hay que enseñarles a cuidar y no abusar de su uso, teniendo este reparo se les puede dar acceso a una canilla o manguera, unos baldes, y que empiece el enchastre con barro. Algunos potes de yogurt reutilizados o similares al alcance, ¡y diversión asegurada! Bichitos bichito bolita en mano. Foto: Diego Olivera Tener plantas, especialmente autóctonas, atraerá muchos insectos (abejas, mariposas, mariquitas, etc) a tu patio y así los chicos tendrán a estos pequeñas criaturitas para apreciar, investigar y conocer. 10599422_645313372243939_8836996228299568688_n Rincones y Pasillos Una de las mejores aventuras es esconderse y crear lugares secretos por eso se puede dejar piedras, troncos, arbustos altos y pastos altos para propiciar lugares “privados”. Partes sueltas Siempre suma tener pequeños objetos desperdigados por el patio de manera que puedan reubicarse, rediseñarse y cambiar para crear nuevos juegos haciendo a las posibilidades, infinitas. Rocas, pedazos de madera, frutos de árboles, ramas, palos, hojas, piñas, frutas que se han desprendido del árbol, plumas, viejos cacharros, arena o turba, todos elementos adicionales que pueden multiplicar la diversión.

Todas las fotos son gentileza de Diego Sebastián Olivera

Fuentes: http://www.treehugger.com/family/biggest-risk-keeping-kids-indoors.html http://www.ellitoral.com/index.php/id_um/117851-un-nino-sobreestimulado-pierde-el-asombro-motor-de-su-aprendizaje http://www.treehugger.com/family/interesting-backyards-make-best-playgrounds.html http://www.thewildnetwork.com/film]]>



Te contamos como realizar tus pedidos y nuestra filosofía.