Alternativa Verde | Un hotel hecho con construcción 100% natural
4909
post-template-default,single,single-post,postid-4909,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Un hotel hecho con construcción 100% natural

Para ser un viajero responsable nada como elegir dónde hospedarse con mucho criterio -ecológico, claro-. Por eso hace muy poquito los invité a viajar hasta Tafí del Valle a conocer cómo es un hotel sustentable de verdad: el Inti Watana de Fabbiene y Juan. Pero de esa primera recorrida por sus ambientes, su parque y su encanto, me quedé con ganas de contarles una parte muy sabrosa de esta historia: la de cómo fue construído y de cómo es administrado para respetar al entorno y reducir la contaminación al mínimo. Así que, aquí vamos…

Desde antes de poner el primer cimiento, “se seleccionaron los materiales de construcción  en el sentido de lo natural y la idea del reciclar ya estaba muy presente. Había también el deseo de utilizar materiales no solamente naturales pero también tradicionales y de la zona, inspirándose de la arquitectura ancestral como es el uso de adobes para las paredes y el techo de paja.”, nos cuenta Fabbiene.

 

Así la casona nació con materiales reciclados de demoliciones de antiguas casas coloniales del centro de San Miguel de Tucumán, 90 palos de quebracho colorado y quebrachos blanco, tejuelas de 20 x 40 utilizadas como revestimiento del piso, durmientes de quebracho  de los ferrocarriles argentinos utilizados como antepechos y dinteles. Se recogieron piedras graníticas del río La Banda que pasa a 50 metros de la casa para los zócalos y algunas paredes” detalla minuciosamente la orgullosa dueña.

Para las paredes se utilizó adobe, material típico de las construcciones norteñas y que es, básicamente, un ladrillo de tierra cruda mezclada con paja y guano secada al sol. “La tierra la recogimos de las excavaciones para las fundaciones. El cieloraso es de paja – aibe de altura -, cañas de las yungas, tientos de cuero tal como construían los ranchos de montaña de la zona. Esto permite que la casa respire, sea fresca en verano y calentita en invierno. El revestimiento es de cal mezclada con tierra y un poco de cemento”.

Voy leyendo las explicaciones de Fabby y casi que puedo ver cómo este espacio fue de menor a mayor, completándose, cobrando carácter y volviéndose la belleza que hoy alberga viajeros e historias tan variadas como las que le dieron origen. Tan patente lo veo como cuando les conté la creación del propio hogar de Paula y Abel, otra pareja que se animó a la construcción natural con sus propias manos.

El relato sigue: “las pinturas son fabricadas por nosotros, ecológicas y naturales, a base de cal, tierra coloreada, aceite de linaza, sangre de buey, crema de leche, esencia de lavanda. No se utilizó ningún producto químico y está basado en la técnica de las pinturas renacentistas”. Natural no significa escaso, de hecho, la Posada tiene hasta 40 colores pasteles suaves en los tonos ocres.

¡Me encanta cuando los entrevistados comparten todos sus secretos! Así que la receta de esta construcción natural y sustentable continúa con el marmolado muy suave impermeable a base de cal, polvo de mármol  y jabón negro traído de Francia que tienen los baños. Además, los muebles provienen del comercio justo porque fueron comprados a los artesanos de los valles y están hechos de madera con tientos de cuero.

En cuanto a cómo se abastece Inti Watana de energía, valga destacar que 10 % de la tarifa que se cobra se reinvierte en equipamiento de renovables para mejorar lo que ya se tiene que son captores solares para precalentar el agua sanitaria, sistema que les permite ahorrar 70% de energía no renovable. Estos equipamientos los construyeron ellos mismos, en el taller de la posada.
El consumo de agua está regulado con sistemas de economía muy eficientes.

 

Al mismo tiempo, se está convirtiendo a una parte de la casa en una construcción bioclimática lo que significa que, en la recepción hay un jardín de invierno que funciona como invernáculo para calefaccionar la casa con recuperación de aire caliente. Para los días en que el valle pasa del verde al blanco, la salamandra se vuelve la estrella de la posada y calefacciona el espacio común con un ingenioso  tiro balanceado y funciona únicamente con desechos del parque de la posada (no se compra leña) diversificando así la fuente de energías renovables”.

Por supuesto todo este esmero por tener un refugio eco va de la mano de acciones que esparcen estas semillitas de conciencia: enseñan a los vecinos que quieran a hacer sus instalaciones ecológicas y, a los húespedes, se les dan sugerencias “verdes” para que también se sumen a tener un comportamiento responsable con el medio ambiente.

Por supuesto, no falta la huerta orgánica en Inti Watana. Allí, donde el suelo es bastante generoso, Fabbiene y Juan se esmeran con el compost (a base de desechos orgánicos y guano de nuestros caballos). “El tratamiento de las plantas está realizado sin agroquímicos, una forma muy sana de producir alimentos que Juan lo aprendió durante su estadía en Francia como alumno del extraordinario ecologista, filósofo, escritor y campesino Pierre Rabit”.

Todo en Inti… está hecho con tanto amor y tanta dedicación que es imposible no sentirse a gusto, sólo con mirar sus detalles:

Sus habitaciones resultan más que acogedoras, ¿no les parece?

Y cerramos dando una vueltita por su parquecito ya teñido de colores del otoño…

¡Gracias Inti Watana por abrirnos las puertas de este hotel 100% respetuoso de la naturaleza! 🙂

Para saber más de Inti Watana pueden hacerse amigos en Facebook o visitar su blog haciendo click acá.

6 Comentarios
  • mabel
    Publicado 10:46h, 21 mayo Responder

    es realmente hermoso y sano al cuerpo, alma y calma la mente

  • eva juan
    Publicado 15:11h, 23 mayo Responder

    Me quedé maravillada de este lugar tan concientemente planeado y superhermoso…gracias gente linda de este nuestro hogar planetario….al que tanto estamos haciendo padecer!!!que la luz penetre los rincones más inpenetrables llenándolos de paz y alegría …respetemos nuestra hermosa Gaia…

  • Palo Santo: conocé el primer hotel ecológico de Buenos Aires | Alternativa Verde
    Publicado 17:27h, 23 abril Responder

    […] para quienes queramos ser viajeros responsables. Así como hace un tiempo les conté de un hotel de construcción natural en pleno cerro soñado de Tafí del Valle, esta vez me toca contarles de Palo Santo, el […]

  • Fabienne
    Publicado 15:34h, 25 agosto Responder

    Hola Meri y hola quienes nos dejaron sus comentarios.
    Que lindas palabras de aliento, seguimos adelante y por un planeta más verde !

    MARI: Tenemos una nueva página web (en wordpress) si deseas agregarla al texto para actualizar los datos (al final donde ya has puesto el link al blog y a facebook).

    http://www.posadaintiwatana.tur.ar

    Mari: te esperamos algún día por estos caminos y destinos norteños… que la casa e Inti Watana te esperan, con mucho INTI ! Abrazo y felicitaciones por tus compromisos.
    Fabienne

  • Un hotel hecho con construcción 100% natural - Posada Inti Watana
    Publicado 15:39h, 25 agosto Responder

    […] Origen: Un hotel hecho con construcción 100% natural […]

  • construccion natural al 100 %, hecha de materiales nobles y tradicionales
    Publicado 11:37h, 14 septiembre Responder

    […] construccion natural al 100 % en Inti Watana por el uso de sus materiales tradicionales y ecológicos ! […]

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Conocé nuestro Mercado de productos naturales.