Alternativa Verde | Diseño ecológico: We Aukán, lámparas hechas con botellas de plástico
1834
single,single-post,postid-1834,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Diseño ecológico: We Aukán, lámparas hechas con botellas de plástico

cruzada de bolsas ecológicas de Alma Singer y, en este caso, les cuento de cómo conocí a Wé Aukán en una especie de desencuentro encontrado. Hace unos meses fuí a la Feria Puro Diseño a visitar todos los stands del Espacio Sustentable. Pensé que había visto todo pero no: en el remolino de productos eco amigables, ideas originales y visitantes que hacían difícil andar tranquilo, se me pasaron por alto las lámparas hechas con material de descarte de Wé Aukán. Falta de ojo el mío, porque me perdí entonces de conocer el trabajo que resultó ganador del Premio Diseño Sustentable 2012 entre más de 400 expositores. Como les decía, cuando los encuentros tienen que ocurrir, los caminos se entrelazan de alguna forma. Así, coincidió un viaje de relax/trabajo a Mar del Plata que hicimos con Santi, con un comentario a tiempo sobre “unos chicos que hacen lámparas con botellas de plástico recicladas que salieron en el noticiero de la tele, muy Alternativa“, que nos hizo nuestro anfitrión Matías. Gracias a la magia de las redes sociales que hicieron muy fácil contactarlos, pude conocer a los integrantes de Wé Aukán (“nueva revolución” en mapuche) hace unos días. Paz Cano (25) y Santiago Rolón (26), dos diseñadores industriales marplatenses nos recibieron en su taller -mate de por medio- y nos contaron cómo empezó esta idea que es muy nuevita y ya está dando mucho que hablar.

Paz y Santiago venían trabajando junto con Ignacio Sikora, otro diseñador amigo, desde 2010. La unión fue bautizada entonces solamente como Wé y les iba muy bien. Los productos que hacían participaron en cuatro concursos, de los cuales llegaron a las finales de todos y ganaron un premio y formaron parte en distintas exposiciones también.

Pero había una necesidad latente que estaba buscando salir a la luz: la de que sus diseños devolvieran algo a la comunidad, que con su trabajo aportaran algo a una sociedad mejor. Entonces Paz y Santiago empezaron un nuevo camino juntos para lograrlo.

Les preocupaba mucho el material plástico que veían en la basura cada día y pensaron en usar ese descarte como materia prima. Entonces el gran desafío fue encontrar qué objeto de utilidad hacer con eso. Pasaron horas tirando ideas al aire, recortando formas en el plástico, frustrándose un poco a veces, hasta dar con Lume y Punchi, sus hijas diseñadas a imagen y semajanza de un objeto con un alto compromiso social y ecológico -como ellos mismos definen-.

Lume y Punchi son lámparas hechas a partir de la reutilización de PET, aunque estoy segura que si te las mostrara sin decirte de qué están hechas no lo notarías ni por un segundo. Tienen un tratamiento de esmerilado y un cuidado en su estética que las camufla magníficamente. “Lume está diseñada como un objeto dinámico en su uso, pudiendo utilizarse como velador o como luminaria colgante. Punchi posee un contrapeso que provoca un divertido movimiento de vaivén, convirtiéndose en una luminaria lúdica o anti stress para los más inquietos”, así definen los orgullosos diseñadores/padres a sus creaturas. Por ahora, las botellas y sifones que utilizan son las transparentes de 1.5 a 2.5 litros y sus familiares y vecinos se encargan de juntarlas para ellos. Entre los dos se dividen las tareas (cortado, estética, terminaciones varias y hasta packaging) aunque como Santiago tiene otro trabajo aparte, es Paz quien puede dedicarle mayor tiempo a su (por ahora) pequeña fábrica de eco diseño. Capacidad les sobra: de las Lume pueden producir hasta 50 semanales y de las Punchi, 50 al mes. Así que quienes quieran hacer sus encargos, ¡anímense! Su objetivo es poder aumentar cada vez más la producción para que la reducción de los descartes vaya en aumento. Por supuesto, Paz y Santiago ya están pensando cómo ampliar su línea de luminarias con nuevos diseños y están intentando encontrar base en Buenos Aires para comercializar Wé Aukán y seguir creciendo. El futuro de estos chicos es prometedor por donde lo miremos: pensemos nada más que Lumen y Punchi están lejos de cumplir un año de vida y ya han ganado un premio, han salido en radio, TV y diarios locales. Una muestra que el poder de una idea sencilla y bella junto con mucho trabajo y pasión por lo que se hace puede llevarnos muy lejos. Por nuestra parte, no pudimos resistir la tentación de tener nuestra propia Punchi que ya está en el depto iluminándonos. Retomando mis cavilaciones del principio del post, estoy muy contenta de que todo haya ayudado a conocer a Paz y Santi y espero seguirles trayendo noticias de Wé Aukán. Pueden buscarlos en Facebook como Wé Aukán y visitar la web (aún en construcción)]]>



Te contamos como realizar tus pedidos y nuestra filosofía.