Alternativa Verde | Cómo transformar en eléctrico tu coche a nafta
15111
post-template-default,single,single-post,postid-15111,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Cómo transformar en eléctrico tu coche a nafta

Por Valentina Troisi Filippini

troisifvalentina@gmail.com

El transporte terrestre es una es una de las principales causas de contaminación atmosférica en el mundo y uno de los factores que genera graves problemas de salud. Se estima que 92% de la población vive en ciudades en las que la calidad del aire excede los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De aquí la necesidad de contrarrestar el impacto ambiental y la emisión de gases contaminantes de los vehículos.

Coches eléctricos en el mundo

Muchas metrópolis están promoviendo la utilización de energías renovables y con ello la circulación de vehículos eléctricos. Sin embargo, en la transición se generan dudas, resistencias y debates. Sobre todo en relación a cuán eficientes son estos vehículos y qué tan preparados estamos como sociedad para que los eléctricos circulen por las ciudades con total normalidad.

Lo cierto es que la movilidad eléctrica es tangible y visible. Y no solo me refiero a países como Estados Unidos, donde se encuentra Tesla la empresa líder en vehículos eléctricos. O a Noruega, el país que tiene más autos eléctricos per cápita del mundo. Hablo de Hispanoamérica donde ya se está utilizando este medio de transporte y desarrollándose políticas públicas para que sea más accesible.

De hecho, en muchos países la mala calidad del aire, producto del abuso que se hace de las energías fósiles, ha llevado a la ciudadanía y a los gobiernos a crear planes de contingencia ambiental y apoyos económicos para desarrollar un nuevo sistema de movilidad urbana donde el trasporte eléctrico es el protagonista.

Sin ir más lejos, en Argentina en los últimos meses el presidente Mauricio Macri firmó un decreto para bajar los aranceles de importación de los vehículos eléctricos e híbridos y también se reunió con la presidenta de la automotriz china BYD para fabricar buses eléctricos en el país.

En países como Chile o México por ejemplo, donde la población está expuesta a una contaminación atmosférica que está muy por encima de los límites que establece la OMS, existen programas de restricción vehicular (hay días en los que directamente no se puede circular en vehículos a combustión); como contraparte hay beneficios para aquellos que circulan en vehículos eléctricos ya que se trata de un coche cero emisiones.

Hay una lista de ciudades hispanohablantes (en las que me detendré en otra nota) que están trabajando en promover la movilidad eléctrica.

De nafta a eléctrico con Autolibre

Para conocer más la realidad del mundo de los vehículos eléctricos, conversamos con Gabriel González Barrios, fundador y director de Organización Autolibre, una empresa con más de 10 años de trayectoria que se especializa en la conversión de vehículos de combustible en vehículos eléctricos.

VW Polo Convertido a eléctrico

Su modalidad de trabajo es prácticamente a distancia; a través de cursos online teórico prácticos enseñan a convertir un auto a nafta o gasoil en uno 100% eléctrico. Asimismo tienen servicio de capacitaciones presenciales en formato taller o charla, dependiendo de las necesidades que tenga el cliente. En su servicio también se incluye el kit eléctrico, es decir el sistema de tracción del vehículo: motor eléctrico, controlador, acelerador, cargador, convertidor DCDC (es un dispositivo que trasforma la corriente continua a otra tensión) y lector de tablero.

¿Pero de qué se trata esto de la conversión?

Gabriel González explicó que los vehículos eléctricos utilizan la electricidad como energía. Esto quiere decir que no queman combustible y por lo tanto no producen emisiones directas que afecten la atmósfera. Además son silenciosos. Estas características lo convierten en un medio de transporte cero emisión.

Lo interesante que brinda Autolibre es que propone utilizar la carrocería de un auto usado, el que cada uno tenga para su cotidiano andar, y reutilizarlo abarantando costos.  Asimismo, los eléctricos son menos complejos mecánicamente hablando. Te olvidás del taller mecánico porque no requiere mantenimiento. ¡Voilà!

Otro aspecto que toca el bolsillo es el consumo del vehículo. Consultado al respecto, Gabriel explicó la diferencia comparándolo con un vehículo convencional: “el consumo energético para un vehículo convertido es entre cinco y siete veces menos de lo que el mismo vehículo consumiría en combustible”.

Gabriel agregó  que “la ventaja que tienen estos vehículos es que se pueden diseñar de cero”. Esto quiere decir que el cliente define la autonomía y la velocidad del auto de acuerdo a sus necesidades. Sin embargo, antes de realizar la conversión “hay que tener en cuenta variables como la masa original del vehículo (su peso), la carga que va a transportar y la velocidad”. Estos factores son importantes porque a mayor peso y velocidad, el vehículo necesita más potencia.

En términos de inversión y dependiendo del país, convertir un coche de combustión a uno 100% eléctrico ronda los U$S 4.500. “Esto incluye el sistema de tracción, baterías nacionales, costo de flete para llevarlo al país e impuestos de aduana”, aclaró González.

Estamos hablando que son vehículos para circular en ciudad y que el costo mencionado aplica para aquellos autos que pesan alrededor de 1000 kilos y que al día recorren entre 50 y 100 kilómetros. Estas son las distancias que generalmente definen los clientes de Autolibre.

Respecto a la autonomía del vehículo, Gabriel contó que “con dos o cinco horas de recarga” se recupera la carga inicial. Y explicó que el tiempo de recarga depende del tipo de batería y del tamaño del banco de baterías “porque a más baterías, más energía para completar en el sistema”.

Las baterías son un factor clave para definir la autonomía de un auto eléctrico, de aquí la necesidad de los fabricantes en mejorarlas.  Con “tipo de batería” se refiera a su composición, a su química. Sobre este punto González mencionó los dos tipos de baterías que se utilizan en las conversiones de Autolibre: las baterías AGM, que son de plomo y las baterías de litio. “Actualmente trabajamos con baterías de litio que tienen una química que permite un mejor rendimiento energético con menor peso, y una duración en años mucho mayor”. Se estima que un eléctrico con esta tecnología puede durar más de 10 años.

Si bien los beneficios de convertir un vehículo a eléctrico son inicialmente económicos, Gabriel expresó el valor social que se crea entorno a este tipo de proyectos de conversión. El foco en la capacitación y la asistencia técnica a usuarios, empresas y centros de estudios “generan trabajo, investigación, generan desarrollo local y desde Autolibre tratamos de facilitar el camino”.

Para contactar a la autora de esta nota pueden buscarla en Facebook – Linkedin y Twitter

 



Conocé nuestro Mercado de productos naturales.