Lanas naturales fabricadas por mujeres

Lanas naturales fabricadas por mujeres
Lanas naturales fabricadas por mujeres

En cuento a lanas naturales fabricadas por mujeres, ésta iniciativa fue la primera que conocí. En verdad fueron las mismas protagonistas quienes me escribieron para contarme sobre su proyecto que une hilados y sostenibilidad.

Por supuesto, enseguida quise difundir su gran labor. Por eso quiero que conozcan a Lanas Mollenses Santa Flora. Estas mujeres también suman para que tengamos una moda más ética. Ellas cuidan cada uno de estos elementos y permiten que podamos elegir productos que reducen su huella ecológica.

Poco antes de hacer esta nota me comentaron que, dentro de la cadena de trabajadores textiles, los más olvidados suelen ser quienes están en la base: aquellxs que hacen los hilados. Como consumidores, inclusive, basta con reconocer qué poco pensamos en esas personas que se encargan de confeccionar hilos y fibras que -por cierto- están en todo lo que usamos como el algodón, la lana, el lino.

En este sentido el trabajo de Silvia Álvarez y su familia –los iniciadores de Lanas Mollenses- tiene triple beneficio. Primero, recupera la labor tradicional de Navarro, su pueblo, que es la producción de ganado ovino –en estado crítico en la actualidad-. Segundo, pone como norte la sostenibilidad en sus procesos y, tercero, genera salida laboral a muchas mujeres de la zona sumándolas a este emprendimiento y capacitándolas.

lanas naturales producidas por mujeres

“Con mi familia quisimos volver a lo natural, y encontramos en un pueblo del partido de Navarro, Villa Moll, el lugar indicado para comenzar con nuestra aventura. Nos asentamos con el objetivo de tener un establecimiento lo más autosustentable posible”, nos cuenta Silvia.

Artículo relacionado: 16 marcas moda sustentable en Argentina

Lanas naturales desde la Provincia de Buenos Aires

“La idea de producir hilados se gestó a comienzos del año 2013. Así comenzamos por generar nuestro propio rebaño. Con el correr del tiempo fuimos despertando el interés (contando la iniciativa y armando capacitaciones) en el pueblo y en las zonas aledañas. Luego se unieron un grupo de mujeres con los mismos intereses y ganas de aprender un oficio”, nos contó Silvia.

lanas naturales producidas por mujeres

Desarrollaron oficios de esquilador, hilanderas, tejedoras y aprendimos el arte de teñir lanas naturalmente. La dinámica generada con la red de tejedoras de la zona se basó en la confianza. Eso les permitió brindarles la materia prima para que ellas la trabajen y pudieran pagar una vez que el producto fuera vendido. “Los hilados y tejidos se venden particularmente en ferias o fiestas de los diferentes pueblos”, especificó.

Alternativa Verde: ¿Cómo surgió el interés por producir lana y tintes más naturales?

Silvia Álvarez: “Este proyecto tuvo dos disparadores. Por un lado la historia productiva de la región del Río Salado. Por otro la idea principal de volver a lo natural viendo la contaminación generada en la producción de lanas industriales.

Estamos al sudoeste de la Provincia de Buenos Aires, esta zona históricamente fue y es productora de ganado ovino. En la década del ‘40 se estima que había 40.000 cabezas de ganado y hoy contamos con apenas 6.000.

Como consecuencia de este declive productivo en el año 2013 en nuestro pueblo, Villa Moll, la lana se quemaba porque no tenía valor. Fue entonces cuando decidimos con un grupo de mujeres organizarnos y retirar de los campos la lana que se tiraba.

lanas naturales producidas por mujeres

Viendo las necesidades que iba a tener el proyecto, se armaron cursos para poder capacitar a la gente que se iba sumando. Comenzamos haciendo alfombras rústicas ya que la lana no era de buena calidad. Con el tiempo fuimos seleccionando y clasificando la lana para poder destinarla a distintos fines y mejoramos la esquila en los campos obteniendo un mejor corte para que la lana quede del largo adecuado para el hilado.

Nuestro rebaño también fue mejorando, y hoy tenemos 20 ovejas madres y un carnero raza. En esta búsqueda de lo artesanal y de bajo impacto ambiental comenzamos a teñir las lanas con diversos frutos de la naturaleza. Flores, ramas, raíces, semillas, cáscara de cebollas, corteza de eucaliptus, sauces y manzana, entre otros, para identificar los colores del Salado”.

AV: ¿Cómo es la organización para trabajar los hilados? 

SA: Logramos un ritmo de trabajo constante. Nos preparamos a mediados de la primavera para la esquila. Además de nuestra lana, hoy compramos la materia prima a los productores de la zona. En ese momento ya hacemos la clasificación de la lana y la almacenamos para trabajar todo el año.

El lavado, hilado y teñido de la lana es constante y, por el momento, a pequeña escala. Esto nos permite tener producto disponible para la venta y para encarar los proyectos de tejido y telar. Este invierno estamos tejiendo ponchos y suéteres.

lanas naturales producidas por mujeres

lanas naturales producidas por mujeres

AV: ¿Cuáles son los planes a futuro para seguir creciendo? 

SA: Nuestros planes a futuro son expandir la red de productiva incorporando a más agentes: productores, hilanderas y tejedoras de los pueblos de la Cuenca del Río Salado. Esta expansión también debe venir de la mano de mejoras en la infraestructura, por eso estamos trabajando con el INTI en el desarrollo de ruecas bimotor y lavadoras/ topeteadores de baja escala.

Producción sustentable de lanas naturales

El fruto de todo este trabajo que relata Silvia con las lanas pudo sostenerse en el tiempo. Valió cada esfuerzo volver a tener el propio rebaño y también coordinar con los productores vecinos. Así Lanas Mollenses pudo continuar produciendo materia prima de calidad y aplicando tradición artesanal. Y todo con el mayor respeto hacia los otros y hacia el planeta.

Hasta tal punto es así que lo que queda como desecho se reaprovecha. La lana de descarte del proceso de hilado, por ejemplo, sirvió para confeccionar almohadas. Como nos contó nuestra entrevistada: “las ventajas de utilizar como relleno lana de oveja son muchísimas: regulación térmica, no genera ni acumula electricidad estática y es naturalmente anti-alérgica”.

lanas naturales producidas por mujeres

Así es como luce el círculo productivo cuando cierra virtuosamente. En este circuito salen todxs gananado: productores locales, ovejas y hasta los saberes tradicionales que siguen vivos. Al finalizar el proceso, las tinturas no llegan a las aguas residuales de químicos malsanos y los  desechos que se transforman en recursos.

Conseguí las lanas y tejidos en Facebook Mail: lanassantaflora@gmail.com