Todo sobre la copa menstrual, según mi experiencia

Todo sobre la copa menstrual, según mi experiencia
Todo sobre la copa menstrual, según mi experiencia

Desde 2015 uso la copa menstrual Maggacup. Mi experiencia viviendo mi menstruación con la copa ha ido mejorando a través de los años al punto que ya no concibo usar ninguna otra cosa durante mi período. Por eso quiero contarte todo sobre la copa menstrual.

Cómo empecé a usar la copa menstrual

Tengo casi 38 años y cuando comencé este blog, en 2013, la primera primera nota que escribí se trató de cómo vivir el ciclo menstrual de una forma más natural. No se por qué elegí ese tema porque en Argentina, por entonces, ni siquiera llegaban aún las copas menstruales y apenas si se podían conseguir toallas de tela.

Claramente había en mi una inquietud al respecto que iba a contramano de un mercado que sólo ofrecía opciones descartables y que, con los años, supimos que contaminan y no son seguras para nuestra salud.

Hasta que en 2015 tuve la suerte de ser elegida por Maggacup, la marca argentina de copas menstruales, para sumarme a la experiencia de cambiar la forma de vivir mi ciclo y contarlo.

todo sobre la copa menstrual

Me enviaron la copa menstrual y eso fue el empujón que necesitaba para cambiar definitivamente las toallas descartables con las que ya hacía mucho no me sentía cómoda ni fresca.

Sin embargo, aún teniendo la copa a disposición, empecé a demorar el momento de usarla por primera vez. Apenas una vez había usado tampones y  me parecía muy extraño tener que colocarme ese objeto dentro.

Una vez que me animé a colocarla (hay diversas maneras de plegarlas, sólo debés encontrar la que te resulte más práctica) comencé por utilizarla sólo cuando estuviera en casa. Así me aseguré de ganar práctica en identificar cuándo vaciarla, cómo hacerlo sin hacer enchastres y demás menesteres.

Progresivamente, empecé a usarla para dormir, cuando iba al trabajo -en ese entonces aún iba a oficina- y en eventos y, en poco tiempo, la copa menstrual me acompañaba durante todo mi período, haciéndolo más natural y práctico. También para salir a correr, hacer yoga y en vacaciones.

Consejos para usar la copa menstrual

Como les decía, desde 2015 uso la copa menstrual. Tengo esta sola, la Maggacup de los inicios, y aún no he debido cambiarla ni he necesitado otra extra.

Debo confesar que he tenido mis momentos de altibajos usándola, claro. Hubo tiempos en que estaba acelerada o nerviosa por algo, y mi forma de usar la copa se veía afectada.

Cuando me tensionaba porque estaba en un baño público, por ejemplo, introducirla se me hacía una lucha y me hacía doler. Si andaba con la cabeza dispersa, se rebalsaba al dormir o si no tenía la paciencia de convivir con mi período, todo me parecía tedioso.

Más allá de eso, nunca tuve inconvenientes. Jamás sufrí una infección o una reacción alérgica relacionada con su uso. Por supuesto que cada organismo es diferente, pero en mi caso la silicona hipoalergénica de la que está hecha no me ha traído más que beneficios.

También es cierto que a muchxs se les complica encontrar el mejor modelo y tamaño que se adapte a su cuerpo. Mi consejo es que tengan paciencia y se acerquen a vendedoras que sepan y puedan guiarlas hasta encontrar la que mejor sientan. Pero no claudiquen, ¡la copa es lo más!

Precauciones para usar la copa menstrual, recordá siempre:

  • lavarte las manos para manipular la copa,
  • esterilizar la copa en agua hirviendo al comenzar o terminar de usarla (o ambas),
  • no dejarla más de 10 horas sin retirarla
  • no tener relaciones con la copa puesta

Muchxs chicxs complementan el uso de la copa con una toalla de tela por si hay alguna pérdida. No es una mala opción.

todo sobre la copa menstrual

Lo que aprendí usando la copa menstrual

Es difícil de transmitir todo el camino de auto-conocimiento que inicié cuando comencé a usar la copa menstrual. Porque así como aprendí a mirar mi sangre, a conocer su consistencia y descubrir su intenso color; también comencé a interesarme por otras cosas relacionadas con la salud femenina.

Hay tanto sobre nuestra propia anatomía y su funcionamiento que desconocemos y que ahora gracias a internet y las redes sociales están más a nuestro alcance.

Conocer todo lo intrincado y perfecto de nuestra naturaleza, hormonas, y ciclicidad me ha permitido aceptar la menstruación y cada cambio durante cada mes de otra manera. ¡Y aún me queda tanto por aprender!

Una gran noticia es que en el transcurso de estos años la cantidad de usuarias de la copa menstrual no para de crecer.

En 2019 influencers de todos los estilos han contado su experiencia con las copas y eso me parece genial.

Es por eso que actualicé esta nota para que tengas otra voz en primera persona contándote todo sobre la copa menstrual que, además, son todos beneficios: te sentís seca, no hay olores (esos se generan con las toallas desechables), te sentís libre, cuidás tu economía, no hacés basura y evitás los riesgos de los apósitos y tampones hechos de materiales que traspasan sus trazas tóxicas al contacto con la piel.

Si querés hacer tu propia experiencia con la copa menstrual, te paso las marcas entre las que podés elegir. ¡Cualquier pregunta, dejala en comentarios!

Marcas de copas menstruales en Argentina: