El renacer de un árbol: el ombú histórico de Plaza Roma

Hola. No se si se acuerdan de mi. Soy el ombú de Plaza Roma, vivo en pleno Micro Centro de Capital Federal desde hace tantas décadas que ya no recuerdo cuántas. Hace un año me hice famoso. ¿Me ubican? Es que resultó que después de décadas de desplegar mis ramas como un abrazo de hojas danzantes a todos las personas que buscaran mi cobijo, me podaron sin piedad, tanto que pareció más una tala que otra cosa. Ése soy yo.

Un año atrás hubo una tormenta muy fuerte y algunas de mis ramas se dañaron pero creo que recortarme tanto fue exagerado. Me dijeron que las autoridades creyeron que me había vuelto un peligro y que alguno de mis brazos podía caer y lastimar a alguien que pasara cerca mío. Es cierto que ahora los vientos son más fuertes -algo oí sobre el cambio climático- y que mi madera a veces se resquebraja pero desde que estoy aquí, en esta esquina de la plaza, no he lastimado a nadie.

Miren, así era la Plaza Roma a fines del siglo XIX, cuando aquí nomás aún corría el río (sí, por donde hoy está el Luna Park, hace un siglo estaba el Plata). Yo llegué un poco después, no recuerdo el año, pero lo que sí se es que he visto mis alrededores cambiar y a las personas y costumbres transformarse. He sido un testigo tranquilo de este rincón porteño, viendo cómo poco a poco me cercaban edificios gigantescos y  la tierra circundante era devorada por asfalto.

Paseo_de_Julio_y_Plaza_Mazzini_(Witcomb)

Éste era yo en mi tiempo de esplendor, haciendo lo que más se hacer, cuidando el aire, dando hogar a aves y siendo sombra de mis visitantes de dos patas también:

1_plazaromach

 

Y así quedé luego de la tormenta:

Foto Fernando Massobrio

medio-ambiente-1810220w645

Tras quedar sólo tronco y raíces, desprotegido de repente, hubo muchos vecinos que se indignaron y reclamaron por mí. Inclusive muchos creyeron que no me iba a recuperar y que después de casi un siglo de ser referente del Bajo Porteño no iba a poder resurgir….

ombu

Tengo una buena noticia para darles… ¡se equivocaron! No contaban con la fuerza con que estoy sujeto a este mundo ni con la savia joven que aún corre por  mi ser algo lastimado. No tuvo que pasar tanto tiempo para que la vitalidad que me recorre haga nacer los primeros brotes y que éstos vayan creciendo en brazos de buena y nueva madera. Hoy mi copa está pequeña, parece una melena vigorosa y desprolija, como suele ser la de los jóvenes.

WP_004473

Foto: Alternativa Verde

WP_004474

Foto Alternativa Verde

WP_004475

Foto: Alternativa Verde

WP_004476

Al menos el hecho de que me tuvieran que intervenir tan drásticamente hizo que se sancionara una ley en la Legislatura en la que se prohíbe la poda en plaza Roma y que obliga a volver a sembrar si algún espécimen se pierde. Me parecía importante contarles que estoy bien y explicarles que no cualquiera debe venir a cortarnos –hay tiempos especiales para la poda y formas de hacerlo para no hacernos enfermar-. También quería decirles que somos muchos los árboles en este mundo y todos merecemos que nos cuiden y nos respeten. Sin nosotros, el medio ambiente realmente podría desequilibrarse y la vida volverse realmente triste.

¡Que no hablemos no significa que no sintamos! Los invito a acercarse a nosotros, a abrazarnos, a observarnos vivir. Damos mucho por ustedes aunque a veces no lo noten. Vengan a visitarme, los estaré esperando 😉

WP_004479

Foto: Alternativa Verde

Fuente foto principal: http://www.saltshaker.net/