Puertas reutilizadas: seis ideas lindas y prácticas

Primer paso: afilar la vista de recuperador urbano para detectar tesoros en los desechos de otros o bien navegar páginas como http://www.olx.com.pa para conseguir viejas puertas por poca plata. Siempre los trueques o los mangueos pedidos en redes sociales siempre funcionan. Una vez que tengas tu “materia prima” basta decidirse a hacer un mural de fotos como éste:

O una pizarra para darle un toque súper cálido a un rincón de tu casa:

La idea de pizarra es muy versátil y puede aplicarse a la decoración de un local o restaurante, ¿no les parece?

Si, además, conseguís una puerta con “persiana”, tanto mejor, porque podés usarla para colocar revistas. Miren:

Otra gran forma de reutilizar puertas es usándolas como cabeceras de camas. Se pueden colocarle pies:

Pero si preferís, sencillamente podés pararlas detrás de tu sommier, darles una mano de pintura del color que quieras, y tener una cabecera original y por poca plata:

Un detalle distinto y moderno también puede ser amurándolas detrás de tu sillón:

La madera siempre noble de las puertas se presta para poner en acción tu costado de carpintero y armar con ella una mesa ratona demasiado genial como para no querer una para tu living:

 

Vamos cerrando este catálogo inspirador con puertas vidriadas que bien pueden ser el separador para dar privacidad a un ambiente al mismo tiempo que ponerle toda la onda:

Última idea para que no puedas volver a ver una puerta tirada en la calle o arrumbada en un galpón sin sentir un impulso de desempolvarla y darle una nueva chance: esquinero más que copado agregar a tu casa un rincón de guardado y un plus de diseño.

Listo, creo que no quedan dudas: reutilizar puertas es un pasaporte a la creatividad y una ayuda al planeta, en tanto en vez de usar maderas nuevas (generando más demanda a la industria forestal y a la tala de árboles) reaprovechás otras que aún tiene mucho para dar.