Mi cuento breve que fue semilla

ego, la verborragia, la alegría, ustedes pueden llamar como gusten a esta compulsión por compartirles sin filtro. Hoy lo voy a intitular "datos de contexto" y les voy a decir que el cuento breve que hoy les comparto fue como un preludio de Alternativa.

Eran fines de 2010 y Nacho Vega, un fotógrafo que seguía por Facebook (cuando Facebook no era la masividad de hoy y la mayoría ni sabíamos qué era una página Me Gusta), había organizado una movida en que él te mandaba una foto suya y uno tenía que escribirle la historia que la imagen le disparara.

Así lo hice y, por entonces, me sorprendió que gustara lo que había escrito y por primera vez sentí la satisfacción única de escribir algo totalmente distinto (y mío) y que otros (así fueran 5 o 40) lo leyeran.

Anoche volví a toparme con este texto y se me ocurrió, a la luz de los hechos posteriores, que este experimento fue la semilla de este espacio verde, prolífico y tan bien acompañado que es este blog, nuestro blog, nuestro lugar para expresar los sueños por una vida distinta.

Pasan los años y, cuando miro en retrospectiva, me llama mucho la atención cómo pequeños hechos que podrían haber pasado sin alterar nada, terminaron representando pasos en un camino que se va consolidando como la historia propia… cuando ocurren no notamos su potencial pero, en la sucesión del tiempo, van sumándose a otros y forjándonos, constituyéndonos… por ejemplo, si después no hubiera pasado a otro trabajo que no me gustaba, si el primer bloggero que conocí no me hubiera incentivado a tener mi propio blog, si no hubiera tenido el apoyo de quienes amo para jugármela por lo que más me gusta hacer… Los invito a pensarlo en su propia experiencia, ¿quiénes los trajeron hasta acá? ¿qué pequeños golpes de suerte los fueron acercando a sus sueños? Al notarlos van cobrando sentido.

Ahora a lo que vine, a dejarles el cuento, prometo que es más rápido de leer que esta intro…. 😉

La foto de Nacho Vega:

"¿Cómo no lo ven? Está allí. Rodeándolo: un enorme castillo con mil pasillos y túneles. Una torre se eleva sobre todo, custodiándolo de cualquier mal que atente destruirlo: sea un caballero malvado o un dragón vengativo. Una fosa lo rodea impidiendo el paso del que no esté autorizado a ingresar en él.
Justo allí, mírenlo. ¿No lo ven? He allí un grandioso repostero que hace los más magníficos pasteles con una materia prima algo especial, mitad de sustancia arenosa y mitad de sueños. Adorna su fina repostería con caracoles. Vende sus productos antes que el viento los desintegre a tantos clientes como pasen.
Por delante, miren! ¿Qué acaso no logran ver? Un barco se acerca a la orilla, y él se estira apenas para asegurarse quiénes vienen a bordo. Como lo esperaba, son esos hombres con ropas raídas por la crudeza de la vida a bordo, la piel curtida por el sol y el alma que ningún puerto logra anclar. Algunos los llaman piratas. Menos mal que la comida ya está casi lista para recibir a los visitantes que pronto tocarán tierra.
Bueno, pero si esto no es arena cualquiera. No, no. No se equivoquen. Esto es un polvo mágico que hace desaparecer lo que se les ocurra. ¿Ven? Presten atención. Aquí el mago tiene sus pies pero basta un leve movimiento y… ta tan ta tan… ¡ya no están más! ¡han desaparecido! ¿Ven? Aquí el mago tiene sus piernas pero sólo con verter suavemente esta arena mágica… voilá! ¡ya no está más! (igual no se asusten, es sólo un truco)
A ver, a ver… Apenas si faltan unos ingredientes: tal vez un poco más de agua y alguna hebra de pasto. Algún que otro toque aquí y allí y ya casi estará lista la pócima que le ha pedido aquella criatura. ¿Cómo cuál? Ese duende, el que está allí, el que salió de entre los arbustos, asustado y malherido y que, si será casualidad, justo se lo encontró a él y le pidió una cura para su dolor. Sí, a mezclar un poco más el menjunje dentro de la botella y ya estará óptimo para sanar a nuestro amigo ¿Qué? ¿no lo ven?
¿Qué están diciendo? ¿Que está solo?¿Que nada lo rodea? ¡¿Qué disparates son esos?! ¡¿Acaso no saben que ningún niño está sólo cuando cuenta con su imaginación?! "

 

PD: ¡qué ganas de escribir cuentos que tengo!