Bop, bolsos reciclados: pionera del diseño ecológico

Bueno, bueno, mis hermosos lectores. Ustedes saben que les escribo desde Buenos Aires y, déjenme contarles, desde hoy a la mañana aquí mismo parece el diluvio universal. Yo no estoy segura si algo tuve que ver, con esto de haber sacado dos posts consecutivos, pero aprovecho la volada y saco un terceroasí si tiene que venir el Arca de Noé ya le dimos suficientes motivos, ¿vieron? Entonces, vamos a lo importante: les presento a BOP, bolsos reciclados.

mochila-bop

Prepáranse porque estamos por entrar a un mundo de formas, colores y mucha buena onda. Ése es el mundo que crean a diario Lorena Lagostena e Immanuel Kögler. Ella, diseñadora gráfica argentina, él, un alemán que ama viajar y que después de tres años en Rusia decidió venir a estudiar a nuestro país. Como si un guionista de cine lo hubiera escrito, se conocieron en una clase de tango en Septiembre de 2009.

Lorena venía los últimos años dedicándose a hacer vitrales (de hecho, el año pasado enseñaba vitraux en el programa Bricolage de Utilísima) e Immanuel se dedica a hacer horquillas de tejido de madera que luego envía a Alemania. Ambos amantes de crear con las manos, artistas que saben de incentivar la imaginación y las ideas, ese encuentro tenía todo para ir mucho más allá de ese amor inicial que los unió.

lorena-bop-reciclado

Lorena nos cuenta “BOP surgió de las ganas que teníamos con Immanuel de tener un proyecto laboral con un sentido más allá de lo comercial. Nos interesa el diseño y la ecología y BOP es un pretexto para desarrollar ambas cosas”.

cartera-reciclada

cinturon-reciclado

La gama de productos es maravillosa, no sólo hay para elegir bolsos, bandoleras, redondos, rectangulares, coloridos y sobrios. También hay billeteras hechas de bolsas prensadas, bolsos hechos de mangueras de incendio y baberos, hermosos, hechos con banners publicitarios. “El año pasado había gente que nos miraba raro cuando empezamos pero en un año la cosa cambió bastante y ahora tienen interés propio en los productos”, agrega Lorena.

En los inicios, compraron una lona enorme de publicidad con la cual “pretendíamos hacer bolsos sin tener ninguna experiencia previa. Fuimos autodidactas desde el principio con todo lo que ello implica”, se ríe ella. Ahora vemos los productos de BOP y parece que es imposible que no hayan sabido lo que hacían.

“Las primeras piezas fueron de lona de publicidad y lona de camión recicladas, combinadas usando cinturones de seguridad para correas y manijas. Luego incorporamos cables de TV en las terminaciones de algunas carteras y hace muy poco comenzamos a hacer carteras, morrales y billeteras utilizando mangueras de incendio recicladas.”

 

Realmente, un proyecto que me llena los ojos y me hace sonreír. Usan cosas que tal vez a una ni se le ocurriría que pudieran servir para ser accesorios y los combinan de una manera que se obtiene una pieza única de diseño y, además, ultra resistentes.