Muebles ecológicos: tres ideas de emprendedores argentinos

(..) Se pierden 7 millones de hectáreas anuales. Ello equivale a una superficie 2 veces el tamaño de París, o aproximdamente 33 canchas de fútbol por minuto. Se extinguen 50mil especies de árboles por año.

Foto principal: Julio César Carleti Garcia

Este es el panorama que pinta Annie Leonard en su libro “La historia de las cosas” (página 48, Ed. Fce, 2010) que llegó a mis manos gracias a Lücuma Volätil. Son apenas algunos datos duros para ilustrar la importancia de los árboles en nuestras vidas. Esto sin contar el reservorio de medicamentos naturales que son, ni las comunidades que dependen de los bosques, y demás aspectos que completan el trabajo que hacen día a día, minuto a minuto, y que hace la diferencia entre un mundo sano y otro que no lo es tanto.

Gran parte de esa tala indiscriminada se debe a la fabricación de papel y sus derivados ( por eso trabajos como los de Papelera Quequén es tan loable) y, por supuesto, otro tanto es para usar la madera para construcciones, mobiliario y demás usos.

Considerando que a medida que crece la población mundial la demanda de los productos derivados de los árboles crece exponencialmente tenemos como resultado una situación insostenible. Nosotros, como consumidores responsables que se comprometen con el cuidado del medio ambiente, tenemos una solución.

Cuando necesitemos muebles pensemos en reciclar los que tenemos o en comprar a emprendedores que reutilizan materiales, reducen desechos y se comprometen a generar objetos de valor reduciendo al máximo su impacto negativo sobre el planeta.

Por caso, hace tiempo quería contarles del proyecto de otro diseñador industrial marplatense que se preocupa por incorporar prácticas sustentables a sus piezas. Es el caso de Sebastián Ianantuony que despunta diseño ecológico en Foxy, una línea de mobiliario para el hogar moderno.

 

Sebastián busca combinar elementos funcionales que sean económicamente accesibles y de alto nivel innovativo. “Las características principales de los productos son la utilización de un solo material, casi nulo desperdicio durante su producción y un único proceso constructivo”.
Nos cuenta que “los muebles están en MDF que es un aglomerado, no es madera. Por otro lado sí, el principal valor ecológico es pensar el diseño en un solo proceso productivo con un casi nulo desperdicio, economizando tiempo, energía y dinero“.

Si cada vez más personas eligieran muebles como los de Foxy, el diseñador está seguro que “se reducirá notablemente la utilización de la madera y de los químicos que intervienen en el proceso productivo de los muebles convencionales; los cuales tienen reprocesos que insumen energía. El diseño de Foxy está pensado para que con lo mínimo se pueda obtener un objeto de diseño y que tarda menos de una hora en producirse”.

El punto que marca es claro “Mirá a tu alrededor y pensá cuánto tiempo debe haber llevado fabricar cualquier mueble que tengas cerca: eso es consumo de energía, recursos humanos e insumos que podrían aprovecharse para otras actividades o incluso ni siquiera, en el caso de los químicos nocivos, ser necesario utilizarlos”.

Foxy ofrece percheros, sillas, mesas, lámparas que pueden ser transportados en cualquier tipo de vehículo y ensamblados por el usuario sin necesidad de herramientas ni accesorios. Además como viene sin acabado, cada uno puede personalizarlo como quiera: lustrado, pintado, tapizado, teñido, ploteado, etc.

Si bien el creador de estas criaturas tan originales reconoce que “falta un camino por recorrer para que sea 100% sustentable, hay muy pocas empresas que pueden combinar lo masivo con lo ecofriendly de manera absoluta y como lo queremos hacer nosotros creo que ninguna. Estamos en vías de lograr cosas que aún no se han visto, pero lleva su tiempo. Este año nuestro objetivo es utilizar materiales con una lógica eco-sustentable, sin elevar los costos y sin que pierdan los muebles la posibilidad de pensarlos de manera seriada. Confío en que lo vamos a lograr”. Estoy segura que sí y estaremos aquí para contártelo

Hay más jóvenes profesionales que piensan el diseño desde una óptica que recupere descartes (que no son para nada basura) y que ayudan a reaprovechar recursos y evitar talas. Es el caso de Hormiga Emergente, a quienes conocí en la Feria Puro Diseño pasada, y que han encontrado la manera de armar mesas por demás bonitas a base de maderas recuperadas.

Una de las estrellas es el modelo de mesa Asarina, de madera reconstituida (pulida y laqueada). Florencia Lorenzo y Losada es una de las intregantes de este grupo de diseñadores y decoradores que además de crear muebles responsables con el medio ambiente, aportan soluciones integrales a quienes les encargan la organización de sus espacios (sean oficinas, casas, showrooms).

Hormiga Emergente ha decidido resignificar el material con el que trabajan como “madera marginada porque tiene que ver con la cosa juzgada como carente de oportunidades, derecho, respeto, aprecio. Porque el proceso implica reconocer las limitaciones que imponen el estado de conservación, las magnitudes. Porque es necesario enfocarse en el valor que los materiales apasionadamente conservan”.

La madera marginada no viene ni de un aserradero ni de un remate. Viene de volquetes, del mundo cartonera, de las veredas y luego todo se trata de “descrubrir el optimismo de la vida en la mismísima marginalidad. De ahí vienen estas obras maravillosas, que en cada madera rescatada de un destino poco digno, han venido a conformar un patchwork de historias y texturas. Una pieza que jamás se repetirá y que ha logrado evitar que un árbol, una rama, una raíz, murieran en vano.

Por último, pero no por eso menos interesante, les cuento la propuesta de Adiós Melancolía, que encuentran ahora sábados y domingos en el Mercado Sabe la Tierra. A base de pallets y buen gusto, su propuesto es original, accesible y ecológica. Bancos, sillas, percheros, mesas de maderas recuperadas y tratadas cuidadosamente y hasta almohadones de bolsas de arpillera (que antes transportaron granos de café) son las estrellas de este puesto de eco diseño al que dan vida Agos y Pablo.

Como ellos cuentan “nos encanta volver a darle vida a objetos en desuso, desde cambiarle el look, hasta darle una nueva forma y función”. También los pueden encontrar en Pinterest.