Billeteras, monederos y accesorios hechos con reciclado: un sueño llamado Lúcuma Volätil

Por ese ahora les voy a contar de la bióloga/artesana/creativa que es otra integrante de la lista de diseñadores sustentables. Tomen nota: se llama Anabella Aguilera y, gracias a que las circunstancias de la vida complotaron para ello, hace ya dos años que está creando accesorios con conciencia ecológica. Su proyecto/criatura/hija se llama Lúcuma Volátil.

Ana no está sola en su taller/laboratorio/fábrica. La acompaña su novio, administrador y diseñador web. Se conocieron en Perú allá por 2009, donde Ana llegó por una beca que era por un semestre pero que terminó siendo por dos. Sólo que el primer tramo fue todo pago por la universidad y el segundo, no.

Como diría mi mamá, “más vale maña que fuerza” y eso fue precisamente lo que puso en práctica la bióloga/creativa. Tuvo que buscarle la vuelta para generar ingresos y poder quedarse, no pudiendo trabajar porque tenía visa de estudiante, y conjugando el oficio de coser y el de crear dio a luz a Lücuma.

Lücuma Volätil es un emprendimiento de Ecodiseño que iniciamos junto con mi novio en el 2010. Nos dedicamos al diseño de accesorios, principalmente billeteras y monederos, reutilizando lo que muchas veces se considera “basura”. A mí me encantan las cosas viejas y vintage…por eso todo lo que hacemos tiene cierto estilo retro”, nos cuenta Ana.

“Comenzamos reutilizando envases de tetrabrik, papel de revistas; y hace unos meses nos animamos a reutilizar banners publicitarios. De todas maneras, nuestra cadena de reutilización recién comienza!”, se entusiasma y nosotros con ella, al ver este mundo de accesorios que son una explosión de color.

Es reconfortante saber que cuando una persona pone a rodar una iniciativa, siempre hay amigos, vecinos y desconocidos que están dispuestos a dar una mano. Como cuenta Ana “comenzamos a trabajar con el tetrabrik y usábamos los que provenían del consumo familiar, luego los conocidos del trabajo y del barrio comenzaron a guardarnos. Es muy gratificante ver que la gente colabora y se toma en serio estos temas. Las chicas de la farmacia cercana a casa comenzaron a guardarnos los tetrabriks y a informar al resto que nosotros juntábamos. Ahora mucha gente del barrio nos guarda los envases!”.

Gran paréntesis pide el alma de Lücuma para agradecer a todas las personas que se toman el trabajo de lavar y guardarnos los envases que han utilizado. Me sumo a su agradecimiento y les pido ¡multipliquemos!

Ana dice que lonas publicitarias (banners) son más difíciles de conseguir porque el tamaño dificulta guardarlas y la mayoría hace lo más fácil y los tira.”Por eso seguimos en la búsqueda de banners. Si alguien tiene alguno es desuso y los quiere donar, nosotros los pasamos a buscar!”.

Lúcuma existe porque para sus dos hacedores “hacer cosas con las manos, crear e imaginar nos hace bien. Pero además, este proyecto es la manera que nosotros tenemos de contribuir en beneficio de nuestro planeta. Uno de los grandes problemas de estos tiempos es la acumulación indefinida de basura. En nuestro caso, lo que hacemos es transformar materiales de descarte en objetos útiles, disminuyendo, en una medida muy pequeña, la producción de basura. Creemos que las pequeñas cosas hacen mucho y Lúcuma Voláil es nuestro granito de arena“.

Es muy cierto que cuando uno se empeña en hacer lo que ama, el mundo conspira a tu favor. Conocí la historia de Ana gracias a la genia de Vero Mariani y su Alma Singer. Por eso les dejo el post por el cual llegué a Lücuma, que no tiene desperdicio.

Así de misteriosamente obra la vida, que Alternativa va teniendo cada vez más amigos. Si no pueden esperar a tener sus lucumitas, estén atentos al sorteo que se viene que va a haber unas de estas criaturitas esperando dueño.También las encontrás en estos puntos de venta.

Gracias Ana por las hermosas fotos que ilustran la nota y a seguir reciclando y creando.

Página web de Lücuma y seguila en Facebook