Alternativa Verde | Suelta de globos: ¿cuál es el riesgo oculto para el medio ambiente?
9306
single,single-post,postid-9306,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
Suelta de Globos

Suelta de globos: ¿cuál es el riesgo oculto para el medio ambiente?

No vayas a creer que por querer cuidar al planeta estamos en contra de la diversión. Para nada. Tal vez alguien se puede confundir porque hace un tiempo te contamos por qué dejar de usar sorbetes y en esta nota te vamos a explicar por qué soltar globos como forma de festejar es algo que tiene consecuencias nada felices para el medio ambiente.

Las sueltas de globos suelen parecer algo sencillo y vistoso, una ofrenda que ayuda a homenajear o conmemorar a alguien o algo. Como los humanos solemos hacer, olvidamos que por cada acción existe una consecuencia y creemos que esos globos coloridos que suben hasta perderse de vista, simplemente se des materializan y nunca más aterrizan en ningún lado. Con lo cual, parece apenas un gesto inocente sin incidencia.

Lamento tener que aclararlo pero ¡eso es totalmente falso! Primero hay que saber que los globos no son biodegradables como se piensa. La mayoría de las veces no están hechos solamente de látex sino que tienen otros aditivos que hacen que no se descomponga naturalmente. Se ha hecho una prueba dejando globos a la intemperie en el áspero clima de Florida. Tras 4 años de estar el material expuesto a todos los elementos de la naturaleza, su estructura no se había visto diezmada para nada y, por el contrario, se había convertido en una basura demasiado resistente.

Segundo, porque eventualmente los globos se pinchan y caen en picada en el sitio que pueden. Lo usual es que sea en grandes masas de agua o en espacios verdes. Tal vez aún pienses que no hay problema en que trozos tan pequeños de basura caigan aquí y allá. Pues esto tampoco es así. Esos pedazos de globos y sus respectivas sogas o piolines quedan desperdigados hasta que algún animal los confunde con comida, se enreda con ellos o queda a su merced.

En algunos casos ese látex sólo queda en el estómago del animalito, sea un ciervo, un ave o un pez, sin causar malestares. En el peor de los casos, el globo obstruye sus vías respiratorias y muere asfixiado. O agoniza mientras sus patas, alas o cuello están presos de un pedazo de basura que nunca debió lanzarse al aire.

En el mismo sentido, las llamativas lámparas o globos de papel que se encienden y se sueltan al viento tampoco son una idea feliz. También éstas se convierten en basura rápidamente y terminan en cualquier sitio. Además, tienen estructuras de alambre o bambú y el papel está tratado de una manera especial.  No hace falta decir que han causado incendios en espacios naturales más de una vez además de ser un peligro para los animales, al igual que los globos.

Por eso, antes de pensar en una suelta de globos, te pedimos que pienses en los delfines, las tortugas marinas, las vacas, los perros, las ovejas y los pájaros que estarás cuidando al no hacerlo. Si querés hacer una linda demostración podés elegir hacer burbujas, pequeñas o gigantes, ¡son divertidas para todos! ¿Querés usar globos sí o sí? Ok, recordá pincharlos al fin del acto y hacer un “ruidazo” que será mucho más notorio que una suelta. Luego dejalos en la basura. Para adornar, ¿por qué no elegir guirnaldas o banderines?

En estos pequeños usos podemos hacer la diferencia y disminuir la basura plástica que tanto amenaza nuestros océanos, ríos y fauna.

Como dice nuestro naturalista vernáculo y el primero al que le escuché hablar del tema, Diego S. Olivera:

“Si lucho por una causa que creo noble y justa, NO suelto globos al cielo.

Si suelto globos al cielo, las tortugas marinas (por ejemplo)…también se van al cielo…

Si suelto globos al cielo, hago de todo, menos un bien”.



Te contamos como realizar tus pedidos y nuestra filosofía.