Alternativa Verde | Un bar literario con tres detalles de diseño reciclado, en Córdoba
2988
post-template-default,single,single-post,postid-2988,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Un bar literario con tres detalles de diseño reciclado, en Córdoba

Creo haberles contado muy al pasar que hace una semanita estuvimos con Santi unos días por la hermosa provincia de Córdoba. No iba allí desde mis viajes en la primaria (allá por 1993 y 94) y, la verdad, no la recordaba mucho.

Estuvimos en Villa Carlos Paz y, como en el camino de ida el colectivo pasó por la capital cordobesa y nos llamó mucho la atención esa ciudad que, a primera vista, se mostró gigantesca y llamativa, no pudimos resistirlo y los últimos dos días nos fuimos a descubrirla. Y así, caminando mucho el primer día, nos topamos con un bar literario al que marcamos como favorito para volver (era domingo y estaba cerrado).

Al otro día fuimos a la peatonal 9 de Julio al 400 y nos encontramos con una sorpresa: el Café del Alba no sólo era bonito (¿quién se resiste a la mixtura entre cafés, cosas ricas y libros?) sino que tenía muchos detalles de diseño ecológico en su decoración. Joven, alegre, brillante y con un ambiente muy ameno -bosa nova sonando de fondo-, una señora a mis espaladas lo definió como "muy de Buenos Aires".

No sabría decirles por qué a la señora se le ocurrió esa categorización pero este bar de Córdoba Capital no necesita fijarse en la Capita Federal para resaltar. Abrió en noviembre de 2012 y todo reluce de nuevo a pesar de que el estilo tiene sus toques vintage por doquier.

Lo primero que nos llamó la atención fue este detalle en el techo hecho con persianas viejas, sobre la barra. He visto muchas formas de reutilizar viejas persianas pero ésta se ha convertido en una de mis favoritas.

Le da un toque cálido y gastado a la vez, y crea mucho impacto sobre una zona clave de todo bar como es la barra.

Pero la barra tiene más sorpresas porque cuando nos pusimos a hablar con su dueño nos contó que el modular con muchos cajones fue rescatado de una óptica que está al lado y que estuvo a punto de ir a parar a la basura. Un amigo con la sapiencia necesaria para patinar objetos y volverlos a la vida se encargó de dejarlo perfecto y amalgamarlo en esta decoración tan linda.

 

Las lámparas son un hitazo. He visto este modelo en algún lado pero nunca en vivo y en directo. Hojas de libros amarillentos vueltas tulipas para los focos que iluminan la sala. Bar literario, lámparas con libros, un acierto total.

 

Pronto se incorporará a la decoración una vieja heladera de madera que está en proceso de puesta a punto y que también irá detrás del mostrador.

Es llamativo, así como el año pasado estando en Villa Gesell me topé con una biblioteca hecha con botellas de plástico; en este viaje también encontré con diseño ecológico aplicado. Sencilllamente me parece genial que haya expertos -como la que armó las piezas en Café del Alba- que opten por mechar elementos arquitectónicos y decorativos más sustentables, porque además de ser lindos y estar de moda, son la muestra de que el reciclaje y la reutilización se llevan perfectamente con los ambientes que habitamos cada día. Sea tu casa, el jardín y hasta un bar. ¿No les parece?

]]>



Conocé nuestro Mercado de productos naturales.