Alternativa Verde | Día mundial sin autos: ciudades más ecológicas
9154
post-template-default,single,single-post,postid-9154,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Día mundial sin autos: ciudades más ecológicas

coches que avanza a paso de hombre. Las bondades de los coches terminan en pesadilla porque las urbes se saturan y transitar se vuelve misión imposible. Hoy, 22 de septiembre, se celebra el día mundial sin autos. La iniciativa nació en los años noventa en Europa para poner sobre el tapete la problemática de la movilidad en las ciudades y también las consecuencias a nivel ambiental que genera el abuso del uso de los coches. Desde Alternativa Verde nos sumamos a pensar las soluciones para que moverse en las ciudades vuelva a ser algo sencillo y ecológico. Debemos repensar si la comodidad de manejarse en auto no es demasiado poco para pagar el alto precio de enfermedades derivadas de la polución y el sedentarismo. El reinado de los automóviles por 50 años ya ha sido suficiente.

Bicicletas: la solución en dos ruedas

Yuri de Castro Sin dudas, el medio de transporte más amigable con el planeta es la bicicleta. El estado de saturación vehicular ha hecho que en los últimos años cada vez en más lugares del mundo se instalen servicios de bicicletas públicas que permiten registrarse y tomar prestada una para andar de un punto a otro, pudiendo devolverla en cualquiera de las distintas estaciones habilitadas. El bicing al estilo Barcelona, está funcionando en Buenos Aires no sin ciertas críticas. La fomentación del uso de bicicletas como medio de transporte habitual debe ir de la mano de un sistema de bici sendas bien articulado y respetado por peatones y conductores de coches por lo cual también se necesita reforzar la educación vial de la ciudadanía. Andar en bici implica un cambio en la cultura ciudadana, muy necesaria, pero que debe ser digitado con claridad desde los gobiernos municipales. Algo similar ocurre en Santiago de Chile con los carriles para bicicletas, que muestran algunas fallas según este artículo. Por supuesto, que de por sí es buena noticia que las bicicletas sean cada vez una opción de transporte más sólida en las ciudades más allá de la necesidad de perfeccionar ciertos aspectos. Sólo por citar el ejemplo de Nueva York: entre 2007 y 2008 el tráfico de bicicletas creció 35%, cuatro veces más cantidad de ciclistas pasaron por el puente de Manhattan y tres veces más por el puente de Williamsburg. Uno de los grandes gurúes de movilizarse en bicicleta por las ciudades es David Byrne, ex Talking Heads y ecologista. El músico no pierde oportunidad de pregonar los beneficios de este medio de transporte: no contaminante, bueno para la salud, nos vuelve ágiles y nos conecta realmente con el entorno, entre tantos otros puntos a favor. David vive en Nueva York y se mueve en bicicleta plegable inclusive cuando sale de viaje. A bordo de ella ha recorrido Buenos Aires, San Francisco, Berlín, Manila, Londres y de su experiencia en dos ruedas editó el libro “Diarios de bicicleta” (inspirado en “Diario de motocicleta”, la aventura del Che Guevara por América.)

Copenhague y Zurich: haciendo la vida imposible al automovilista

Casos como los de Copenhague donde los agentes de tránsito está allí para hacer la vida imposible al conductor y no viceversa muestran que otra forma de organizar las ciudades es posible y, también, más saludable. Zurich sigue sus pasos, ya que en los últimos años ha estado desarrollando una política de poner trabas a los vehículos privados. Por ejemplo, se sumaron semáforos muy juntos en las calles que conducen al centro para causar retrasos y angustia a los conductores. Al mismo tiempo, en la ciudad suiza los pasos subterráneos para peatones que antes dejaban pasar libremente a los coches han sido cerrados. El sistema de tranvías sigue creciendo y para beneficiarlo, los conductores de los mismos pueden cambiar las luces del semáforo a su favor cuando se acercan a ellas con el fin de obligar a los coches a pararse. Los límites de velocidad obligan a los coches a ir a paso de tortuga dando la prioridad de paso en todo momento al peatón. De esta manera, buscan devolver la ciudad a los peatones y han conseguido que 45% de los hogares hayan dejado de tener automóvil propio. Los ciudadanos han empezado a compartir coche para llegar al trabajo y hasta van a los centros comerciales en transporte público.

Madrid: compartiendo coches para contaminar menos

London Permaculture En Madrid el problema de la contaminación vehicular se ha vuelto acuciante. Los bici carriles aún aguardan un mejor momento para implementarse, por ello la opción para tener una ciudad sostenible pasa por utilizar sistemas de car sharing. Servidores como HelloByeCars y de A a B ayudan a reducir el número de coches que circulan por la ciudad y, por ende, la emisión de CO2 a la atmósfera. Sólo hay que inscribirse como clientes a través de la web y reservar 24 horas antes el vehículo en el horario y lugar que necesite. La reserva puede hacerse on line o por teléfono.Por cada vehículo de car sharing dejan de usarse 20 vehículos en la ciudad y se evita lanzar a la atmósfera un 60% de CO2 por persona al año. En Madrid también se estudian medidas para restringir el ingreso de autos al centro de la ciudad con el cobro de peajes, multas a los vehículos diesel –los más contaminantes- y reducir velocidades máximas en las periferias. Fuente: Yorokobu Gracias Desobediencia y Felicidad por las fotos.]]>



Conocé nuestro Mercado de productos naturales.