Alternativa Verde | El Palmar, Entre Ríos: un oasis natural diferente a todo
9647
post-template-default,single,single-post,postid-9647,single-format-gallery,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

El Palmar, Entre Ríos: un oasis natural diferente a todo

Cada vez disfruto más de descubrir la naturaleza. Por eso en cada viaje intento visitar algún sitio donde la Pachamama está al reparo de la acción humana y se muestra a sus anchas.  Tuve la dicha de conocer ya la Quebrada de Humahuaca, la yunga -selva de montaña- salteña, Mendoza, Patagonia y ahora tuve el placer, junto con Santi, de conocer un rincón maravilloso en Entre Ríos: el Parque Nacional El Palmar.

El paisaje de El Palmar tiene barrancas, río, laguna, unos habitantes muy lindos que se dejan ver aunque no simpatizan del todo con los visitantes mirones y hasta una playa sobre el río Uruguay. Claro que las que se llevan todas las miradas son las palmeras yatay que se yerguen en el cielo tan lindas y rebosantes de vida como nunca ví (¿será que no fuí jamás a Miami?).

Estos bellos árboles viven entre 200 y 400 años, florecen en color amarillo y producen un delicioso fruto dulce con el que se suele elaborar licores. Mucho antes de que los cultivos y el pastoreo excesivo disminuyeran su población hasta casi extinguirla, se distribuían en zonas de las provincias de Santa Fe, Corrientes y Chaco, además de Uruguay, Paraguay y Brasil.

Para 1966 fue necesario crear este parque nacional para resguardar a los últimos palmares de Yatay, tan representativo de los que hasta fines del siglo pasado prosperaban sobre todo en el oriente de la provincia. Al protegerlos el amparo alcanza a otros ambientes de significativo patrimonio natural, como la selva en galería y el monte xerófilo, ecosistemas que complementan las 8.200 hectáreas donde tienen su hogar la chilca, margaritas y verbenas, pájaros carpinteros, ñandúesperdices y el zorro de monte.

el-palmar

Se puede planificar la visita para un día o varios. Los servicios y zona de camping están muy bien armados y provistos así que pasar la noche aquí debe ser una experiencia inolvidable. En cuanto a los recorridos, están bien marcados y son de una exigencia media. Por lo tanto casi todos los visitantes pueden animarse a recorrer el Parque Nacional a través de sus diferentes senderos auto guiados: Arroyo El Palmar, Arroyo Los Loros, Ruinas Históricas y el Mollar. Además están los miradores naturales, puntos para observar aves y otros donde conocer más de quienes trabajaron y vivieron en esta zona en otras épocas, pasando por su Casco Histórico.

Pasear en este maravilloso remanso te permitirá conocer las selvas en galería que pueblan las márgenes de los ríos, el palmar pastizal, la belleza del río Uruguay, los bajos inundables y el bosque xerófilo que alberga especies adaptadas a la poca humedad.

Dicho esto, no tengo nada más que recomendarles ampliamente el Parque Nacional El Palmar. Conocerlo no sólo es una aventura perfecta sino que permite ver de primera mano una fracción de nuestro mundo natural que está en peligro. Además de ser de las últimas áreas que queda en su tipo y de no cuidarse, podría desaparecer, el parque también tiene problemas con la proliferación de especies exóticas, como es el caso del jabalí europeo, que causa graves daños a la serena convivencia entre los animales y ara los pastizales naturales con sus hocicadas; y en cuanto a los vegetales, del árbol de paraíso, originario de Asia, que ha ganando espacio entre los ejemplares autóctonos, amenazando con cambiar el paisaje característico.

Un último recomendado: quedate hasta que caiga el sol así ves el atardecer con las palmeras destacándose en el horizonte. ¡Es realmente magnífico!

Para más información visitá Turismo Entre Ríos / Más visitas a Parques Nacionales: el Nahuel Huapi, recorridos hacia el Refugio Otto Meiling , Glaciar Castaño Overa y Refugio Frey.



Te contamos como realizar tus pedidos y nuestra filosofía.