Alternativa Verde | De delfines y selfies: la relación humanos/animales en cuestión
7532
post-template-default,single,single-post,postid-7532,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

De delfines y selfies: la relación humanos/animales en cuestión

Un pequeño delfín murió en la costa de Santa Teresita porque algunas personas quisieron tomarse una selfie junto a él”. La indignación de la llamada “opinión pública” pareció el acto reflejo lógico ante este acto*.

A mi entender quedarse sólo con el enojo y etiquetar de inadaptados y condenables a quienes lo hicieron es tomar el costado “políticamente correcto” del asunto y clausurar, al mismo tiempo, una cuestión que cala mucho más profundo. Dejemos la parte fácil, que es señalar el problema en el otro, y entendamos que ese otro no existe aislado del resto de los humanos. Por eso no debemos quedarnos sólo en la anécdota sino ponerlo en contexto y permitirnos reflexionar sobre qué es lo que dice este hecho de nosotros como sociedad global.

Más allá de la anécdota

No se trata de un pequeño grupo llevado por una locura pasajera sino de la punta del iceberg que deja entrever algo un tanto más oculto: una humanidad que desde hace siglos viene dando un trato al mundo natural que poco tiene de justo o ético. Ésto es apenas el exponente más grotesco (y más reciente) de una forma de hacer que viene de larga data y que, cada tanto, muestra su lado menos feliz con mayor claridad. ¿O alguien se olvidó que hace pocos meses ocurrió algo parecido en Costa Rica con la intromisión desaforada de turistas en una playa donde debían desovar –como cada año- decenas de tortugas marinas.

Gran parte de la responsabilidad de este fenómeno viene de un profundo desconocimiento de la naturaleza. Claro que llegar hasta aquí requirió de siglos de transformaciones en las comunidades, que terminaron por olvidar de dónde provienen los alimentos, el agua potable, el aire puro o sus mejores momentos de remanso. Un puñado de personas sacando del agua a un delfín para sacarse una foto con él como si fuera un objeto habla de esta total desconexión que hay con el medio ambiente donde vivimos y de cómo un grueso de la población no sabe bien cómo reaccionar frente a un evento natural poco frecuente. La educación no logra ayudarnos a conocer y apreciar el mundo que nos rodea más allá del asfalto y las torres de edificios. Desde las diferentes esferas de la vida humana falta poner a disposición herramientas para acercarse e interpretar a la naturaleza, falta voluntad para sentarnos a observarla y tiempo para dejar que ella nos interpele, falta decisión para sumarla como un pilar indispensable en la formación de cualquier ser humano. La educación no sólo se limita a tener biología o ciencias naturales en el colegio. Pasa porque más padres comprendan cuán vital es que los chicos salgan y jueguen al aire libre respetando el entorno y no dañándolo. Pasa por desactivar ese pensamiento que asocia el afuera con el miedo. Pasa por planificar ciudades que brinden acceso a espacios seguros de recreación al aire libre y pasa por medios de comunicación que tomen la posta en informar con seriedad sobre las problemáticas y las soluciones ambientales. Si estas esferas se pusieran en movimiento, más ciudadanos podrían comprender en toda su dimensión que, queramos o no, somos sólo una pieza más del planeta y que debemos convivir en el respeto.

Los animales a nuestra merced

Déjenme preguntarles: ¿existe alguna diferencia entre el caso del delfín y la psicosis por la llegada de camalotes y víboras a las costas del Río de la Plata? En ambos casos hay una profunda ignorancia que lleva a malos comportamientos. He visto con mis propios ojos cómo se prefería matar a las víboras en vez de aprender a coexistir con ellas sólo tomando unas pocas precauciones. Esta visión que nos hablan de lo natural como algo que nos invade tiene mucho que reconsiderar. ¿No seremos los humanos los que copamos los paraísos terrestres sin medir si eso permitiría mantener el equilibrio con el resto de sus habitantes?

¿Podría ser distinta la situación entre quienes aún inculcan una visión sobre la naturaleza que habilita la foto del animal muerto como trofeo o rareza? Los safaris donde matan al elefante más viejo y al león más grande de África, los atropellos del Rally Dakar en tierras que, de otro modo, permanecen tranquilas lejos de la intrusión constante del hombre son apenas pequeñas muestras de una forma de concebir lo natural que aún adolece de mucha maldad.

Para colmo de males nos han hecho creer que los recursos naturales son inagotables y allí vamos, a explotarlos como si no hubiera mañana sin mirar si perjudicamos a otros en el camino (ni si nosotros mismos nos metemos en problemas). Así invadimos y contaminamos el hogar de muchas criaturas con derrames de petróleo, como está ocurriendo ahora en Perú o como pasó con los lodos tóxicos por la megaminería en San Juan o en Brasil. Expulsamos de sus hábitats a miles de animales cuando talamos bosques. Arruinamos sus hábitats cuando dejamos nuestra basura para que se desparrame por siglos en algún monte o descampado. En los mares crecen los peces alimentados de plástico y plancton que, después, cenamos en el más caro sushi –sin saber que comemos así el mismo plástico que tiramos al mar. A las vistas de esto, el maltrato al mundo animal y natural es tanto más basto que lo que nos venden. ¿Nos indignamos con la misma fuerza?

Repensar el sistema

Aunque estoy segura que cada vez hay más conscien

2 Comentarios
  • Vicky
    Publicado 17:20h, 23 febrero

    Excelente artículo!!! Coincido con tu reflexión… lo sucedido es consecuencia de lo que somos como sociedad. Antes que nada expreso que estoy totalmente en desacuerdo con lo que pasó independientemente del estado vital de individuo (que quede claro,por favor) pero ¿ qué diferencia hay con aquellas personas que posan con peces (muertos , lastimados, moribundos) gracias a su pesca “deportiva”? ¿Es solo acaso que el delfín es un animal mas “carismatico” que un simple merluzon? ¿y qué pasa con los acuarios con sus show y en donde “nadar” y sacarse fotos con estos delfines es parte de una explotación financiada por nosotros mismos?. Como bióloga me siento en parte responsable de esto que está pasando. Es cierto que el sistema educativo no da mucho margen a una enseñanza mas integrativa y contemplativa del medio. Se basa solo en saturar la cabeza con conceptos que al alunmo le terminan marenado y olvidando. Es verdad lo que decís de lo que deberían aportar otros sectores de la sociedad… ¿podremos alguna vez trabajar en conjunto para defender algo taaaan crucial como nuestra “casa” y nuestras futuras generaciones? largo asunto por debatir…
    Gracias por tanta dedicacion que le haces al blog y por “in-formar” con valentía como construir con poco un mundo mejor!

    • Meri Castro
      Publicado 10:10h, 24 febrero

      Vicky bonita, qué alegrón primero que me leas, segundo esta devolución tan detallada que aporta al debate desde el punto de vista de alguien que estudió este tema y que lo lleva como estandarte. ¡Gracias por tu tiempo y tu cariño! Beso enorme.

Conocé nuestro Mercado de productos naturales.