Alternativa Verde | Alimentación Saludable bajo los ritmos de la tierra en Corrientes
4474
post-template-default,single,single-post,postid-4474,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Alimentación Saludable bajo los ritmos de la tierra en Corrientes

Tucumán, Mendoza, Santa Cruz, Santa Fe, Catamarca y hoy nos teletransportamos a Tabay, Corrientes. Lo que nos lleva hasta allí es visitar a Marisa, una amiga ya a estas alturas. La Marisa que despuntaba su afición por labrar la tierra huerteando en una terraza en plena Capital Federal y la que ya nos mostró sus aprendizajes con la siembra de girasol, ahora nos abre las puertas de su casa en medio del campo donde, ni bien llegó, empezó a poner la premisa “alimentarme con lo que la tierra me da” en marcha. Camino nada fácil de andar porque no es como en las ciudades donde “en cualquier momento del año te hacés un jugo de naranjas, te comés una tortilla de papas con ensalada de repollo… eso es mentira!”. El almacén de Marisa empezó a ser el monte (algo descontrolado en verdes): Sus vecinos allí en Tabay incluyen a criaturitas como éstas: En un descuido sus propiedades pueden ser usurpadas por sujetos como éstos: Y el polo industrial que la rodea incluye una fábrica de miel donde hay obreras que trabajan muy, muy duro y también avispas, reinas de la construcción natural: También hay una señora a la que todos llaman Pachamama -extraño apodo 😛 -que también trabaja incansablemente dando brotes, flores y mucho color al parque y alrededores de la casa de Marisa: En su nuevo hogar ella aprendió que las naranjas se terminan en octubre y los repollos en noviembre. “Que a partir de ahí, no conseguís ni uno aunque reces por la mañana y por la tarde. Cuando se termina la temporada, se termina de verdad”. Así también conoció lo que diferencia a los huevos de granja de los caseros y reconoce que “una vez que probé la diferencia , no vuelvo atrás en sabor, color, nutrición y conciencia”. Este viaje hacia nuevos sabores y una alimentación en consonancia con los ritmos de la naturaleza la llevó a observar y aprender, y otra cosa que notó en sus pagos es que “el verano en Corrientes hace estragos, no sobreviven los verdes a excepción de las silvestres, claro está. Afortunadamente, las verdolagas, cerrajas, bledos, no se dejan amedrentar por el sol y el calor, y siguen creciendo y ofreciendo para ensaladas, buñuelos, fideos con verduras saltadas… Hay que perderle el miedo a las plantas silvestres, porque son las mejores aliadas cuando escasean las verduras cultivadas”. Mari también nos cuenta que tiene “muchos tomates y morrones creciendo bajo la media sombra, lo que significa gazpachos frescos para los días de calor“. ¿Cómo los prepara? Amablemente nos comparta su receta, anotá:

  • Procesar ajo, cebolla, morrón, pepino (yo le puse zapallito, porque el pepino no creció) con aceite, sal , pimienta, vinagre.
  • Agregarle mucho tomate y seguir licuando hasta tener una sopa fría. Si la querés más espesa, le ponés pedacitos de pan. Si la querés con sorpresa, le agregás pedacitos de verduras en cubitos.
Se pueden tomar como aperitivo en vaso o al plato. ¡Dura varios dias en heladera! Seguir la producción según la dicta la tierra implica adaptarse a lo que más salga y apurarse a armar un stock antes que todo se empiece a pudrir. “La idea original era guardar para el invierno pero venimos consumiendo todo. Quien tenga de sobra, recuerde que los tomates se secan al sol, con el deshidratador, u horno bien bajo y abierto durante varias horas. En cuanto a los morrones, los asé y guardé en aceite. Ante la abundancia de zapallitos, inventé el gazpacho verde, con zapallitos, cebollas y un poquito de menta”. Los frutos de la huerta de Mari no tienen la homogeneidad y estandarización de los cultivos masivos. En cambio, nos deleitan con sus particularidades, sus formas singulares y su personalidad una distinta a la otra… ¡naturales de verdad! Nuestra anfitriona relata que “el maíz tiene una primera cosecha que es el choclo, formado y tierno. La segunda cosecha es maíz duro para moler y hacer harinas, y también para las gallinas. Los cientos de choclos que cosechamos fueron comidos asados, hervidos, rallados en humitas, tartas, procesados en pastas, y finalmente, muchos de ellos, guardados en 2 tipos de conservas: desgranados en salmuera y esterilizados o deshidratados (secados en horno bajisimo), con la idea de hidratarlos en algún momento del invierno“.   Conocer qué sembrar de acuerdo a las especificidades del lugar que se habita es otra lección que se aprende, se quiera o no: “al comienzo me indigné frente a la falta de creatividad de los habitantes de esta zona pero, humildemente, debo reconocer la perdida de energía que significó sembrar y ver morir todo lo que crecía.” Después aprendió que “tradicionalmente lo que se cultiva en verano en Corrientes es mandioca, maíz, poroto y los zapallos de diferente tipo, además de melón y sandía”. Los indígenas llamaban “milpa” a esa asociación de alimentos” La milpa aguanta el calor, la sequía, los insectos, y los caprichos guaraníes”. Marisa apunta otra dato interesante: “otra de las delicias que descubrimos son los frutos de las palmeras Yatay, a los que ellos llaman coquito. Su sabor es intenso, ácido. Al secarse el fruto, dentro del carozo, está la deliciosa pepita que se parece mucho a una almendra/avellana/coco. Los antiguos habitantes de la zona, la usaban como antiparastaria, tiene muchísimas propiedades nutricionales y será el la reina de mis frutos secos hogareños. Después de varios meses en Tabay, Mari ha ido desandando un camino que es todo ganancia porque, a cada plato que prepara, no deja de descubrir lo que la Madre Tierra nos tiene preparado para proveernos. Un día cualquiera de ella en su reino de tierra limpia y cosecha manual y sustentable merece que termine con un descanso y un poco de meditación, como buena profesora de yoga que es. ¡Gracias Mari por seguir compartiendo tus enseñanzas con nosotros!]]>



Conocé nuestro Mercado de productos naturales.