Alternativa Verde | Océanos en peligro: qué males aquejan la vida marina
10470
post-template-default,single,single-post,postid-10470,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Océanos en peligro: qué males aquejan la vida marina

Cada 7 de junio es el Día Mundial de los océanos. Ellos cubren tres cuartas partes de la superficie terrestre y son habitados por 200.000 especies (que se hayan podido identificar).  Entre sus roles vitales está ser de los principales reguladores del clima global, suministrando la mitad del oxígeno que respiramos y absorbiendo aproximadamente el 30% del dióxido de carbono producido por los seres humanos, reduciendo así el impacto del calentamiento global.

Nunca nos detenemos a pensarlo pero las principales actividades económicas, como el turismo y el comercio, dependen de océanos saludables. Millones de personas dependen de ellos como fuente principal de alimentos (son la mayor fuente de proteínas del mundo) y para millones más el mar es su medio de vida. A pesar de ser tan importantes para la humanidad, los océanos tienen graves problemas.

Las actividades humanas los afectan en todos los aspectos, desde la viabilidad de los hábitats marinos a la calidad y la temperatura del agua, la salud de la vida marina y la disponibilidad de alimentos marinos. Básicamente, lo que sucede en los océanos afecta a nuestra vida diaria y lo que hacemos nosotros es muy importante para los océanos.

Actualmente el 30% de la población mundial de peces está sobrexplotada y más del 50% se explota a su máximo potencial. Los hábitats costeros están sometidos a gran presión y aproximadamente un 20% de los arrecifes de coral del mundo se ha perdido y otro 20% está deteriorado. Se calcula que los desechos plásticos causan la muerte cada año de hasta 1 millón de aves marinas, 100.000 mamíferos marinos e innumerables peces. El 80% aproximadamente de la contaminación marina proviene de actividades terrestres.

comparando colores para determinar el bienestar de los corales

Con al cambio climático el nivel del mar aumenta junto a los fenómenos meteorológicos extremos, multiplicando las amenazas sobre la vida de las comunidades costeras, especialmente en los pequeños Estados insulares en desarrollo. Para graficar los riesgos que esto depara, un aumento de medio metro en el nivel del mar podría desplazar a 1,2 millones de personas que viven en islas de baja altitud en el mar Caribe y en los océanos Índico y Pacífico.

“No hay tiempo que perder y es necesario actuar rápido”, explica Peter Thompson, Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Por eso esta semana, del 5 al 9 de junio, las Naciones Unidas organizan una gran conferencia con miras a reactivar las iniciativas para promover la sostenibilidad de los océanos.

La Conferencia sobre los Océanos buscará respaldar la implementación del ODS 14. El ODS 14 hace referencia a la necesidad de conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible, lo que incluye prevenir y reducir significativamente la contaminación marina, minimizar y abordar la acidificación de los océanos, gestionar, proteger y conservar sosteniblemente los ecosistemas marinos y costeros, poner fin a la pesca excesiva y no reglamentada, y aumentar los beneficios económicos que los pequeños Estados insulares en desarrollo obtienen del uso sostenible de los recursos marinos.

Ante este escenario quiero remarcar dos de los problemas que enfrentan los océanos que tal vez son los menos conocidos:

Un «mundo del silencio» muy ruidoso

El programa 20 000 sonidos bajo el mar que versa sobre la polución sonora de los océanos, ideado y desarrollado en colaboración con el Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la Universidad Politécnica de Cataluña en Barcelona, realizaró grabaciones submarinas de varios miles de horas con ayuda de dos hidrófonos. La polución sonora es producida de forma exponencial por la actividad humana desde hace más de un siglo, y esta investigación busca entender sus efectos sobre el medio marino.

Los océanos se han vuelto insoportablemente ruidosos para los animales que habitan en ellos, un fenómeno de efectos aún poco conocidos pero potencialmente devastadores para el conjunto del ecosistema marino y, por tanto, para el ser humano. «No queda prácticamente ningún océano que no se vea o se vaya a ver afectado en un futuro próximo por la polución sonora marina», explica el Dr. Michel André, biólogo, ingeniero y director del LAB. «Tomar conciencia de esta realidad y conocer los retos asociados a este importante problema es la única vía para aunar esfuerzos y devolver a los océanos su equilibrio acústico vital».

La estela «de plástico» de Magallanes

“Los océanos con el paso de los siglos se han visto… escandalosamente plastificados“, explican desde The Ocean Mapping Expedition. En diecinueve meses de viaje el buque de investigadores llevó adelante el programa Micromégas sobre la contaminación por plásticos. En colaboración con la asociación Oceaneye ha efectuado 87 recogidas de muestras de agua de mar (49 de las cuales se recogieron durante la travesía del Pacífico) para analizar su contenido en microplásticos.

microplásticos en el océano

Estos análisis empiezan a revelar una presencia prácticamente sistemática de estas micropartículas en las aguas de superficie de todo el globo. «La presencia de plástico es tan sistemática que habríamos podido rebautizar nuestra expedición como “tras la estela de plástico de Magallanes”», ironiza Pietro Godenzi, biólogo de formación.

Las muestras de agua de mar realizadas en 2016 en el marco de The Ocean Mapping Expedition cubren una línea que atraviesa todo el océano Pacífico entre Chile, Polinesia, las islas Cook, Samoa, Tonga, Fidji y Nueva Caledonia. Como no existen datos relativos a la contaminación por microplásticos en la región de Patagonia y la costa chilena los análisis serán totalmente inéditos. Mientras tanto los análisis que se están llevando a cabo arrojan impresionantes concentraciones en determinadas muestras procedentes de esa región.

The Ocean Mapping Expedition se aventura ahora a efectuar un muestreo exhaustivo y metódico para la posterior evaluación de la contaminación existente en estas regiones del Sudeste Asiático —China e India incluidas—. Considerando que esta región representa grosso modo la mitad de la población mundial y es de las más contaminadas del mundo, los resultados a los que se llegue serán realmente de importancia.

Frente a este panorama es hora de dejar de mirar para otro lado y comprender que los océanos también son nuestra responsabilidad. ¡Llegó el momento de actuar! 😀

Las fotos de los arrecifes y microplásticos son de The Ocean Mapping Expedition



Conocé nuestro Mercado de productos naturales.