Alternativa Verde | Viajeros argentinos: unir Asia a dedo y otras aventuras de Marcando el Polo
8035
post-template-default,single,single-post,postid-8035,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Viajeros argentinos: unir Asia a dedo y otras aventuras de Marcando el Polo

Jota y Dani son una pareja de viajeros argentinos. Viajeros, ese grupo creciente de personas de entre veintitantos y treintayalgo (algunos menos, otros más) que decidieron que la única carrera que les interesa seguir es la que les lleve a recorrer cuantos más kilómetros y más lugares posibles. Optimizan el uso del dinero tanto como el lugar disponible en su mochila y sus oficinas son un escritorio en una biblioteca pública con WiFi o el comedor del hostel de turno.

Jota y Andy andan viajando desde hace 7 años y  juran que esto recién empieza. En su CV pueden apuntar trabajos variados, muchos de los cuales tuvieron como paga alojamiento y alimento y no dinero. Sus habilidades van desde trabajar en una gasolinera, escribir un blog y un libro, dar cursos on line hasta ser recepcionistas hoteleros, andar haciendo dedo (autostop) en las geografías más difíciles hasta pasar noches en carpa en Mongolia y sobrevivir comiendo conservas en lata.

Alternativa Verde aprovechó a juntarse a charlar con ellos hace unas semanas en una merienda muy argentina con biscochos veganos y mates. Nos interesaba conocer cómo ven al mundo y al estado en que estamos dejándolo porque ellos lo han estado viviendo en primera persona. Por nombrar sólo algunos ejemplos, estuvieron en una tormenta de arena, padecieron el smog en China, vieron la abundancia en Nueva Zelanda y la aridez de Mongolia, conocieron las tierras donde solía estar el mar Aral y donde ahora sólo hay tierra cuarteada. Vieron cómo cada cultura se adaptaba al entorno que le tocaba y lograba usar los recursos a mano, por muy austeros que fueran. Eso es, sin dudas, ser sustentables y es lo que la humanidad hizo hasta la Revolución Industrial, podríamos decir.

Mientras piensan en su próximo viaje (será por continente americano pero aún no definen si caminando o en bici) y entre anécdotas de camioneros que quisieron seducir a Jota, de ir a pedir ayuda a los bomberos y terminar confundidos por sospechosos, compartimos parte de la charla viajera.

La excusa para juntarnos con los chicos de Marcando el Polo era eso, un pretexto para conocerlos y charlar de su periplo que los llevó a unir Asia a dedo de punta a punta, desde Filipinas hasta Turquía. La charla se extendió y nos quedó mucho por escuchar, conocer, comparar… En esta introducción también me queda mucho por contarles pero prefiero dejar con ellos y que, después que les pique la curiosidad, descubran sus aventuras en su web.



Te contamos como realizar tus pedidos y nuestra filosofía.