Alternativa Verde | #LobosPorSiempre: la campaña para preservar la costa chilena
6311
single,single-post,postid-6311,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

#LobosPorSiempre: la campaña para preservar la costa chilena

“El surf no tiene otra historia como está”, dice el director Chris Malloy, Ramón “se podría haber ido a vivir a Hawaii o California sin nunca mirar atrás, pero ha usado su fama para levantar la voz por la protección de la costa chilena.

Punta_de_Lobos,_panorámica Sergiowehinger

Déjenme contarles de una historia de amor. Distinta. Entre un lugar en el mundo y un hombre. Acontece en Chile, a 6 km al sur de Pichilemu y comienza cuando Ramón Navarro llega al mundo, en octubre del 79.

Hijo de familia de pescadores tradicionales, gente humilde que sabe ponerle el pecho al frío, el calor y la lluvia y trabajar siendo uno con el entorno, Ramón crece en una relación estrecha con el mar. El mismo que talló los paisajes que mama a la par que da sus primeros pasos. Los paisajes de Punta Lobos.

Playas de arena fina y gris, acantilados magníficos de hasta 50 metros y roqueríos que los lobos marinos eligen siempre y cada vez como sus preferidos. Sus aguas dejan refrescarte, nadar, pescar desde la orilla pero, más que nada, hacer surf y kiteboarding (si es en invierno, tanto mejor).

Ramon-Navarro_Creditos-Jeff-Johnson

Son estas tierras donde Ramón crece y se topa con una tabla de surf abandonada a los 13 años. Son estas olas, las de su Punta Lobos (las que varían entre los 2 y 3 metros de altura pero pueden alcanzar 8 y 10 también) las primeras que remonta. Dicen que fue probar este mar para que Ramón desee conocer otros. Y así lo hizo.

Como la aguja de una brújula apuntando su norte, su convicción y pasión por las olas grandes lo guiaron fronteras afuera. Aunque casi sin recursos y con todas las probalilidades en contra, el camino de quien se convertiría en una estrella del surf mundial comenzó a dibujarse cuando comenzó a andar.

Pero su lazo con Punta Lobos siempre lo hizo volver a su primer amor. Esta semana, Patagonia estrenó el documental “El hijo del pescador”, que cuenta esta relación intensa entre el surfer y su costa chilena y de cómo generó una cruzada por preservar su naturaleza frente a la amenaza del crecimiento desmedido de la zona. Actualmente el territorio es de propiedad privada y existen proyectos de construcción de condominios que amenazan la preservación de la enorme riqueza natural e histórica.

ramon Navarro Ola [caption id="attachment_6316" align="aligncenter" width="640"]escobarphotocom Fuente: escobarphotocom[/caption] Punta de Lobos es un destino frecuentado por los surfistas de olas grandes del mundo y punto de parada migratoria de la ballena gris. Es un rico ecosistema marino y costero que incluye pescado abundante, crustáceos y especies de cactus y aves endémicas. Por esto, y por mucho más, la comunidad local es parte más que activa en esta historia y, junto con Ramón y la fundación Save The Waves, están en la pelea de lograr que la declaren reserva natural protegida. Vos también podés colaborar sumándote a la campaña #LobosporSiempre y aportando fondos para la creación de una fundación destinada a la conservación de las costas, los recursos marítimos y los derechos de los pescadores del lugar. Busca a largo plazo generar un espacio abierto permanente para la educación y el deporte. Te comparto la película “El hijo del pescador”, realizada por Chris Malloy y producida por Patagonia. Es apenas más de media hora de documental inspirador que tenés que ver para entender aún más del lugar magnífico que tenemos que ayudar a preservar. Además, muestra una vez más cómo una sola persona que cree en algo y trabaja por ello puede lograr un cambio enorme y duradero en su  entorno:

              

Sobre la campaña: www.lobosporsiempre.org

Seguilo a Ramón Navarro en Facebook

]]>



Te contamos como realizar tus pedidos y nuestra filosofía.