Alternativa Verde | Día de la Tierra: éste es el planeta que defiendo
6215
single,single-post,postid-6215,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Día de la Tierra: éste es el planeta que defiendo

las fechas son sólo eso a no ser que cada uno de nosotros haga la tarea, rápida y reflexiva, de dotarlas de valor. Por eso hoy 22 de abril, a 45 años de una manifestación convocada por un senador estadounidense y activista ambiental, que iba a ser sólo un pequeño gesto en un mundo que no quería oír y terminó siendo un evento de 20 millones de personas, te invito a repensar el Día de la Tierra. Si un solo hombre allá por 1.970 llamó a marchar con la consigna de hacer visible el daño ambiental, y exigir que los gobernantes mundiales hagan algo para revertirlo, y logró unir a millones obligando, casi, a que Estados Unidos cree la Agencia de Protección Medioambiental nacional y que, más tarde y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le diera un marco legal a la fecha, significa que todos podemos inclinar la balanza. No nos amilanemos cuando veamos que somos uno que separa su basura en origen entre diez que no lo hacen. No bajemos los brazos por más que sepamos que por cada perro que rescatemos de la calle quedan más sin hogar. Respiremos hondo y sigamos ahorrando agua en casa aunque veamos a encargados malgastándola en la vereda y nosotros sepamos que hay muchas comunidades que o bien no tienen acceso al agua potable o no tienen agua potable en su zona. Elijamos consumir menos y más responsablemente aunque sepamos que en los shoppings se alimenta la irracionalidad de un sistema de compre-tire que parece no tener límites. reciclar es vida Porque aunque muchas veces nos sintamos minoría y nos miren como a esos “raros que cuidan al planeta”, lo cierto es que cada vez somos más y seguimos contagiando con este nuevo modo de ser eco y feliz a otras personas que entienden que esto no es una postura que pasará de moda sino que es una convicción a largo plazo de crear un mundo realmente mejor. Y cuando digo “un mundo mejor” también vale llenar a esta frase de sentido: para mi es un mundo en el que cultivemos la tierra sin dañarla y sin contaminarla, un mundo en que los ríos y mares fluyan sanos conservando a su población subacuática latiendo fuerte, cielos donde las aves circulen sabiendo que, al llegar a destino, podrán conseguir su alimento y su morada. refugio frey, bariloche Trabajo por una sociedad que realmente evite el derroche de alimentos en pos de que una panza llena abre un mundo de mejores oportunidades y gente más feliz. Un mundo mejor que garantice que los hijos, nietos y bisnietos del futuro lleguen a conocer nuestra diversidad biológica y la puedan disfrutar viéndolos vivir en libertad, en sus hábitats verdaderos, cuidados y respetados por todos. Un mundo que aprenda que la madre tierra no es un reservorio gratuito de recursos para malgastar hasta agotar sino un ser vivo como nosotros, donde suelo, tierra y criaturas silvestres merecen nuestro respeto y cuidado. Un mundo de seres que aprenda a convivir y a cuidar al otro, sencillamente eso. Hoy, en el Día de la Tierra, te propongo que sigamos sumando pequeñas y grandes acciones por ese mundo que soñamos. Y redoblo la apuesta: que el año que viene -y todos los sucesivos- nos volvamos a encontrar aquí y podamos decir que ya no somos los eco locos, los raros, sino que somos la mayoría de ciudadanos con conciencia por un planeta en el que todas las formas de vida hemos encontrado el buen vivir. los pies en la tierra Sin dudas, nosotros somos la expresión de un cambio cultural muy fuerte que no sólo vendrá por elección, sino también por necesidad.  Este viraje hacia lo sostenible que muchos de nosotros hemos elegido como una forma de estar mejor, se impone en esta época para los líderes políticos del mundo y las grandes corporaciones económicas como un callejón sin salida: el Cambio Climático. Ya no se pueden dar el lujo de seguir postergando sus  propuestas para enfrentar algo que ya llegó. Ahí es donde toda esta ciudadanía consciente de la que formamos parte puede inclinar la balanza: alertas y activos exigimos que tomen cartas en el asunto. El tiempo es ya. Los protagonistas somos nosotros. 2.015 es el año clave. ¡A honrar a nuestra Pacha y a seguir defendiendo sus derechos!]]>



Te contamos como realizar tus pedidos y nuestra filosofía.