Alternativa Verde | Por qué decirle no a la represas en el Río Santa Cruz
5419
single,single-post,postid-5419,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Por qué decirle no a la represas en el Río Santa Cruz

En el siglo XX las represas se impusieron como la mejor única opción para poder aprovechar la energía de los ríos en uso abuso de las -cada vez más- grandes ciudades. Como los humanos solemos hacer, llevamos al extremo el concepto de energía hidroeléctrica sin miramientos a futuro. Estados Unidos es el máximo ejemplo de cómo excederse en esta solución energética termina por traer más trastornos de lo deseado (recomendadísimo para reflexionar sobre este caso es el documental Damnation). Las consecuencias a nivel ambiental que traen aparejadas suelen ser ecosistemas borrados, herencias arqueológicas y paleontológicas y paisajes únicos que dejan de existir para siempre. Ante este panorama, la tecnología sirvió para explorar nuevas formas de proveernos de electricidad sin necesidad de alterar ríos ni mudar ciudades.   Por supuesto no es cuestión de oponerse a todas las represas porque sí pero ya es tiempo de empezar a considerar seriamente el paso a las energías eólica y solar donde garanticen los mismos o mejores resultados que las hidroeléctricas. Aquellas son las sostenibles y las que interfieren menos en el equilibrio ambiental, y se convierten en la mejor opción. Nico1 - Condor Cliff Nico3 - Mte. Leon   Por todo esto parece algo totalmente desfasado enterarse que en la Patagonia Argentina -como pasó en la chilena aunque pudieron ponerle un freno a tiempo- en vez de pensar en aprovechar los vientos ideales para un parque eólico, se insista con la construcción de dos represas en el río Santa Cruz. La idea viene rondando desde 1.978 y tenía fecha de inicio en 2013 aunque viene postergándose y, actualmente, no tiene fecha fija de inicio. Aún así, es el plan llevarla adelante a pesar de no haber hecho nunca un estudio de impacto ambiental apropiado. El río Santa Cruz es “el último gran río de la Patagonia que aún fluye libremente desde los campos de hielo y nieve eterna, al mar y es allí donde quieren construir dos represas hidroeléctricas que alterarían su curso convirtiendo el 50% del río en espejos de agua artificiales, modificando notoriamente notoriamente el caudal de agua de la mitad restante, que hoy en día posee un promedio anual de 696 m3/s mientras que la represa debe garantizar solamente un mínimo de 180 m3/s”, nos explica Nicolás Abramzon, habitante de El Chaltén y miembro de Río Santa Cruz sin represas. “Al manejar artificialmente las fluctuaciones del Lago Argentino desde la presa Pte. Néstor C. Kirchner (ex Cóndor Cliff), las represas afectarían irreversiblemente al Glaciar Perito Moreno y su proceso de ruptura, poniéndolo en grave peligro. El río, además, dejaría bajo el agua valiosísima información acerca de la historia glaciológica del área que es, además, una zona de gran importancia para nuestros antepasados Tehuelches y se encuentra llena de sus herramientas y restos“. Nico4 - La Barrancosa Nico5 - La Barrancosa Otras consecuencias nefastas incluyen la disminución de comunidades de animales y organismos como algas y fitoplancton que viven en la desembocadura y que son vitales para evitar el calentamiento global (puesto que toman dióxido de carbono de la atmósfera y lo vuelven oxígeno). Al alterarse sus condiciones de subsistencia con las represas, que impedirían el paso de sedimentos de los ríos y que sirven para su alimento, el desbalance sería patente. Especialistas pronostican que la vida útil de la represa puede ser corta y hasta puede haber posibilidades de que colapse inesperadamente debido a la cantidad de sedimentos que quedarían atrapados (mucho mayor a la de otras obras similares). Esto se deberá al agua que proviene de glaciares que pulverizan grandes cantidades de roca. Además, se trata de una zona volcánica activa donde se registran sismos periódicamente, lo que tampoco aporta a la seguridad de las represas. El pueblo Comandante Luis Piedrabuena, y demás poblaciones cercanas, verán afectada su actividad turística que está sujeta a la pesca deportiva especialmente elegidas por quienes buscan las truchas Steelhead, únicas en la Patagonia. Al comenzar a depender del cauce dispuesto por las represas la actividad ictícola variará, sin dudas. Los pobladores van a realizar una bajada al Río con profesionales de distintas disciplinas para relevar científicamente todos los posibles impactos y así “poder exigir que se realicen los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) obligatorios antes de que sea demasiado tarde“. Aún así necesitan que este proyecto se conozca y se debata, por lo que ayudar a difundirlo es más que importante. “Necesitamos el apoyo de todos para exigir que se realice el Estudio de Impacto Ambiental de las represas Pte. Néstor C. Kirchner (ex Cóndor Cliff) y Gob. Jorge Cepernic (ex La Barrancosa) sobre el Río Santa Cruz”, enfatiza Nicolás. Sumate a su Facebook o escribirles a rsc.sinrepresas@gmail.com Para más info podés mirar este breve informe del caso similar en la Patagonia chilena: https://www.youtube.com/watch?v=gYEtO__HFzo Las fotografías son de Franco Provenzano y Nicolas Abramzon  ]]>



Te contamos como realizar tus pedidos y nuestra filosofía.