Alternativa Verde | Tablas de surf, skates y arte, la clave es el reciclaje
4935
post-template-default,single,single-post,postid-4935,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Tablas de surf, skates y arte, la clave es el reciclaje

conjugan cuidado del medio ambiente, adrenalina y deporte. Empecemos por conocer a Woodhead, la propuesta  de Catu Silva, un joven artesano argentino que recupera maderas para hacer los muebles más modernos, lindos y sustentables y que, además, tornea las tablas de surf y skates más copados imaginables. Aquí vemos a Catu en su taller, dando inicio a una jornada que implica creatividad que saca viruta, lija, pule y moldea maderas con tanto oficio y perfección que termina siendo el laboratorio donde se confeccionan una tablas estéticamente sutiles, materialmente nobles y sostenibles en cuanto a los recursos que utiliza:

Se me ocurren pocos materiales más cálidos y, a la vez, resistentes y es así como comprendo la elección de Catu para armar los skates y tablas de surf. Después del proceso en el taller de Woodhead y tras pasar por el trabajo fino de este eco carpintero, las piezas están listas para remontar olas o salir a rodar por la ciudad. Todo sin necesidad de sacrificar ni un solo arbolito sino simplemente dándoles nueva utilidad a viejos retazos…

La segunda propuesta que les traigo es la de Bureo Skateboards, una genialísima idea de tres chicos recién graduados de Estados Unidos que vieron en una parte específica de la basura marina el potencial de un emprendimiento sustentable y maravilloso: reciclar las redes de pesca en skates.

Bureo significa “olas” en Mapuche porque es desde Chile donde Ben Kneppers, David Stover y Kevin Ahearn están haciendo crecer su idea del millón. Recalaron en Santiago tras conocerse en Sidney y desde allí trabajan con parte de las 640,000 toneladas de redes que contaminan el océano en esta zona. Los pescadores chilenos se suman a la eco movida donando sus redes a los emprendedores para que luego, en una planta, se conviertan en pellet de plástico que sirve para armar los skates. Cada skateboard está hecho de 30 metros cuadrados de redes de pesca, ¿no es genial?

Por último, y para demostrarles que nada se pierde sino que, por el contrario, todo se transforma, quiero presentarles al artista japonés Haroshi. Otro capo di tutti le capo (perdonen mi italiano 😛 ) que, además de amante del deporte, encuentra la materia prima para su arte en los skates viejos.

Con técnica de mosaico de madera, puntos y pixeles, Haroshi hace un arte divertido, actual y lleno de vida… lo más importante de todo es que es 100% ecológico porque está hecho con algo que, de otra manera, ¡iría a parar a la basura! Seleccionar el material, ensamblarlo, pulirlo. El resultado es una colección que, estoy segura, te va a sorprender: De madera, redes de pesca, o viejos skate, la clave está en que todo tiene una segunda vida y esa segunda vida puede ser aún más entretenida que la primera, ¿no les parece? Las imágenes de Haroshi pertenecen a los siguientes sitios: Designgboom, Deanographics y Fridommag, Fanpage Haroshi DATO AMIGO: si te dieron ganas de salir a rodar por Buenos Aires, aquí hacé click y mirá lugares piolas para andar en skate.    ]]>



Conocé nuestro Mercado de productos naturales.