Alternativa Verde | Consumo responsable: que los objetos no te consuman
206
single,single-post,postid-206,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Consumo responsable: que los objetos no te consuman

obsolenscencia programada es una forma que inventaron las grandes empresas para garantizarse que la rueda del consumo nunca pare. Significa que desde el proceso de producción hay una intencionalidad de quienes diseñan los productos de que estos tengan una vida útil determinada, al cabo de la cual, no valga reparación, cambio de repuesto, ni enmienda posible y la única salida posible para el consumidor sea comprar algo nuevo. Bada Bing La primera industria que se dio cuenta de la potencialidad de hacer productos que caducaran al alcanzar cierto período de tiempo fue la de las bombitas de luz. Por ello, se tomó la decisión de que todos fabriquen lámparas que duraran la misma cantidad de horas. Las marcas de medias de nylon para las mujeres también encontraron que hacerlas resistentes provocaba que las ventas no se incrementaran y decidieron adherir a la obsolescencia programada. La idea se propagó a tal punto que el mercado sólo ofrece productos de corta vida útil. El sistema económico funciona gracias a la ingeniería que despliegan la publicidad, la obsolescencia programada y el crédito. Ésta es la maquinaria que hace que la economía no se estanque. El problema se plantea cuando no existe una política adecuada que permita reciclar o reutilizar aquellos productos que son desechados, y estos simplemente se acumulan en vertederos o son enviados a países del Tercer Mundo que son usados como basureros. El siguiente documental de la Televisión Española es esclarecedor en este sentido, así que lo comparto: [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=TUALXSZL2ww&feature=player_detailpage#t=42s]

¿Cuál es la solución?

Vivimos en una sociedad de consumo y eso no tiene que ser nada malo. El mercado puede ofrecernos toda la cantidad de artículos, comodidades y lujos que quiera. Está en nosotros no dejarse llevar por la vorágine de la publicidad que impulsa a nunca estar satisfecho, a siempre estar buscando lo próximo. Está en nosotros empezar a elegir qué compramos, averiguando cómo se produjo, si se utilizó mano de obra esclava para ello, cómo llegó hasta nosotros. Eso es ser consumidores responsables. En este sentido AMARTYA es una ONG formada por profesionales de distintas disciplinas que promueve la sustentabilidad ya sea en las prácticas de empresas o de particulares. Su proyecto ConSuma Dignidad se encarga de concientizar a jóvenes entre 16 y 18 años, visitándolos por los colegios y hablándoles sobre los beneficios del consumo responsable. Básicamente, significa asumir que cada acción que llevamos a cabo, aún la de consumir, implica consecuencias a nuestro entorno. Al momento de realizar una compra está bueno pensar de dónde viene lo que consumimos y adónde irá a parar lo que se convierta en desecho. Consumir responsablemente es saber que antes de ser consumidor, se es ciudadano. Aquí otro video, esta vez de AMARTYA: [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=P1gYxoDRfF4&feature=player_detailpage#t=102s] El movimiento de querer aminorar la marcha de la rueda voraz del consumo es mundial. En este sentido, el norteamericano Dave Bruno lanzó una propuesta para no dejarse llevar por el cosumismo exacerbado del sueño americano y lo llamó El Desafío de los 100 objetos. Dave lanzó un libro y tiene un blog donde propone no “sentirse estancado en medio de los objetos”, volcarse al minimalismo y liberarse de la necesidad artificial de querer tener los productos que la publicidad dice que necesitamos. Les propongo leer más sobre el 100thingsChallenge en esta nota de 101viajesincreibles

¿Podrías vivir con 100 objetos?

Para ser ecológicos, nada mejor que, ante el consumismo desaforado anteponer la reflexión. Una buena forma de no caer en las redes de la obsolescencia programada y las necesidades artificiales.]]>



Te contamos como realizar tus pedidos y nuestra filosofía.